Lamer y masticar, ¿sumisión o estrés?

0

Los caballos a veces lamen y mastican durante el entrenamiento y esto a menudo se ha interpretado como una señal de “sumisión” al entrenador. Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que este comportamiento de lamer y masticar objetos es un comportamiento natural que se muestra después de una situación estresante.

Para comprender mejor la función de lamer y el comportamiento de masticación no alimentaria en caballos, un equipo de científicos equinos de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida observó el comportamiento social de los caballos salvajes en condiciones naturales.

M.Sc. Margrete Lie y la profesora Ruth Newberry pasaron 80 horas observando manadas de caballos salvajes en Ecuador y recolectaron datos sobre 202 secuencias de comportamiento cuando ocurrió el comportamiento de lamer y masticar. Margrete Lie presentó sus hallazgos en la 14ª conferencia de la Sociedad Internacional de Ciencias de Equitación (ISES) en Roma la semana pasada.

El equipo quería investigar si se realizaba una masticación no alimentaria para indicar la sumisión a otro caballo y también para estudiar si los caballos realizaban el comportamiento entre situaciones estresadas y tranquilas.

Para averiguar si se realizó una masticación no alimentaria para señalar la presentación, los investigadores probaron la idea de que cuando un caballo (el agresor) se acercaba a otro (el receptor) de manera amenazante, el receptor, pero no el agresor, realizaría el comportamiento. El equipo observó y registró diferentes secuencias de comportamiento que involucraban interacciones agresivas (por ejemplo, si un caballo amenazó a otro) y registró si el comportamiento de masticación fue realizado por cualquiera de los caballos.

Los resultados fueron fascinantes: el equipo descubrió que el comportamiento de masticación se realizó tanto por los caballos que se acercaban como por los receptores. La masticación no alimentaria en realidad fue realizada con más frecuencia por el agresor que por el receptor, rechazando el supuesto de que este comportamiento es una señal sumisa.

Los investigadores también investigaron si la masticación no alimentaria se producía entre situaciones tensas y relajadas. Al observar las secuencias de comportamiento de los caballos, encontraron que la mayoría de los comportamientos antes de masticar eran tensos y la mayoría de los comportamientos después de masticar estaban relajados. El comportamiento de masticación ocurrió cuando los caballos pasaron de un estado tenso a uno relajado.

Los investigadores concluyeron que la masticación podría estar asociada con un cambio de una boca seca causada por el estrés (excitación simpática) a la salivación asociada con la relajación (actividad parasimpática).

Los resultados de este estudio sugieren que la masticación no alimentaria no fue utilizada como una señal sumisa por los caballos en los contextos observados, pero ocurrió después de una situación tensa, probablemente como respuesta a una boca seca.

El equipo de investigación reconoce que se requieren más investigaciones para medir las respuestas al estrés asociadas con la masticación no alimentaria. Sin embargo, este estudio resalta que es probable que lamer y masticar ocurra después de una situación estresante y se pueda usar como un indicador de comportamiento de que la situación anterior fue percibida como estresante por el caballo.

De la investigadora Margrete Lie:

“Observamos a los caballos salvajes que viven con la menor interferencia humana posible para ver cómo se comportaban en su hábitat natural. Era importante observar un comportamiento completamente natural y, por lo tanto, queríamos ver a los caballos viviendo sin restricciones. Estos caballos vivían en un parque nacional de 334 km2, y en el área observamos que había poco menos de 200 caballos”.

“Fue interesante ver con qué frecuencia los caballos realizaban el comportamiento de masticación y también lo claro que era que todos los individuos masticaban, no solo los individuos” sumisos “.”

“El estudio mostró que los caballos estaban masticando entre situaciones tranquilas y relajadas, pero no dice si la masticación es una respuesta a la relajación o si la masticación les ayuda a relajarse. Para poder ver esto más de cerca, creo que se necesita un estudio más controlado con mediciones de estrés “.

 

 

About Author

Laura Ventura

Licenciada en periodismo Master en RRPP y gabinetes de comunicación UAB Redactora especializada en comunicación ecuestre.

Comments are closed.

X