Método Equilibrium – El Tejuelo

0

Modificación  ósea – El Tejuelo

Los huesos de los caballos están en constante evolución, produciéndose modificaciones óseas, dependiendo de: 

  • las fuerzas o presiones a las que se vean sometidos
  • del tipo de trabajo o entrenamiento que realice el caballo
  • los diferentes tipos de recortes que se le realicen

 

Estas modificaciones pueden ser provocadas por algún tipo de patología del aparato músculo-esquelético tanto en caballos estabulados como viviendo en libertad.

 

Los huesos reaccionaran en función de las presiones que reciben modificando su forma. Aumentando la densidad del hueso y con cargas más altas en calcio en las áreas que más presión reciban y/o disminuyendo la densidad y con cargas de calcio inferiores en las áreas del hueso que están sometidas a menor presión. 

Relación entre el “tejuelo” y “la pared del casco”

El tejuelo mantiene una relación directa con la forma y alineación de la pared o muralla del casco. Cuando el casco esta desequilibrado sus paredes se acampanan, cuanto más pronunciado sea el acampanamiento y más se agrave en el tiempo, el tejuelo en mayor o menor medida, adquirirá la forma de las paredes del casco.

Si bien estos estudios se han desarrollado con la comprobación de cientos de disecciones corroborando esta relación, también se han llevado a cabo en el trabajo diario en caballos vivos, obteniendo resultados muy satisfactorios, independientemente de la forma que presente la pared del casco. Esta forma de la pared del casco en relación con el tejuelo, puede presentar tres estados diferentes: correcto, convexo y cóncavo.

Los cascos cuando se encuentran equilibrados, en su mayoría presentan unas paredes rectas “lineales”, a las que consideramos correctas. Hay casos que muestran diferentes patologías que se encuentran en el propio casco o en cualquier parte del aparato músculo-esquelético del caballo, que provoca que el casco no sea capaz de compensarlas y esta forma lineal de las paredes del casco se modifica.

PLAN - PRICE

Description

BAREFOOT

CHEYENNE 

599€ 

Piel de vaca de poro abierto (blando), muy flexible en la espalda del caballo.

Robusta y Elegante.

Muy practico.

SLOWFEEDER

BOLSILLO 

26,28€

Ideal para usar en interior o exterior en posición vertical. Su facilidad de manejo y capacidad permiten almacenar heno para varios días de alimentación de tu caballo 

GOLOSINAS

DREESY

6,5€/1Kg

100% Naturales.

Manzana, Ortiga, Plátano, Zanahoria, Papaya,...

ARTICULACIONES

CORTAFLEX 

84,90€

Envase: 908 g, 4 meses de suministro para un caballo de unos 500kg y de 8 meses de promedio para un poni.

Rehabilitación

La rehabilitación del tejuelo cuando ha sufrido una modificación o cambio de forma, es relativamente fácil. Se trata de equilibrar el casco-caballo en todo su conjunto, para que las presiones que inciden sobre este hueso sean adecuadas y  le permitan comenzar a modificarse adecuadamente. Esta modificación ósea puede producirse en un intervalo relativamente corto de tiempo o, por lo contrario, convertirse en un proceso largo dependiendo  del estado en el que se encuentre el casco y el tiempo en el que haya permanecido en esas condiciones. Nos hemos encontrado casos, que si bien la mejoría es notoria, la recuperación total no ha sido posible. Los daños causados en el propio hueso, incluso en combinación con otras patologías, provocan lesiones irreversibles.

Diferentes formas: correcta, convexa, cóncava

Las siguientes imágenes muestran diferentes formas que se pueden presentar en las paredes del casco y la relación directa que tienen con la forma que presenta el hueso tejuelo en su interior. Estas deformaciones o acampanamientos se producen porque la mecánica, el equilibrio en el casco-caballo no es el adecuado o todavía no está estabilizado. Los recortes, desgastes excesivos o inadecuados no cubren las necesidades corporales de “equilibrio” que demanda  el cuerpo del caballo.

Imagen 1: pared del casco y tejuelo correctos

En la imagen 1: se observa, como la pared dorsal del casco (línea amarilla) y la pared dorsal del hueso tejuelo (línea verde), presentan una alineación adecuadas. A su vez, la longitud que hay entre la pared dorsal del tejuelo y casco es la misma, (líneas blancas).

Las líneas verde y azul delimitan el contorno del tejuelo con forma triangular, sin alteraciones ni deformaciones. Las estructuras de este casco presentan una buena posición y desarrollo, debido a que las presiones (el peso que recae del caballo en el casco) es adecuado. Presenta un equilibrio dorso-palmar correcto.

Imagen 2: pared del casco y tejuelo con forma convexa

En la imagen 2: se observa como la pared dorsal del casco (línea amarilla) y la pared dorsal del tejuelo (línea negra), adquieren forma acarnerada. La longitud entre ambas paredes (líneas azules) no es igual.

Las líneas negra y verde delimitan el contorno del tejuelo, muy alterado y deformado. Las líneas blancas muestran el gran aplastamiento que presenta este hueso. Las estructuras internas de este casco se encuentran mal posicionadas y desarrolladas, debido a que las presiones (el peso que recae del caballo en el casco), es inadecuado. El desarrollo de las mismas dista mucho de cumplir con las necesidades tanto del propio casco, como las corporales que demanda el cuerpo del caballo. Presenta un desequilibrio dorso-palmar grave.

 

Imagen 3: pared y hueso tejuelo con forma cóncava

En la imagen 3: se observa como la pared dorsal del casco (línea amarilla) y la pared dorsal del tejuelo (línea verde), adquieren forma cóncava. La longitud entre ambas paredes (líneas blancas) no es igual.

Las líneas verde y azul delimitan el contorno del tejuelo, muy alterado y deformado. Las estructuras internas de este casco se encuentran mal posicionadas  y el desarrollo de las mismas dista mucho de cumplir con las necesidades tanto del propio casco, como las corporales que demanda el cuerpo del caballo. Presenta un desequilibrio dorso-palmar grave.

Imagen 4: vista exterior de frente “acampanamiento”

En la imagen 4: se observa la inclinación o ángulo que presentan las paredes del casco. Hay un gran desequilibrio latero-medial. Si bien las paredes del casco no tienen porque tener el mismo ángulo, si que estas deben ser rectas “lineales”. La pared de la derecha guarda una linealidad bastante adecuada, mientras que la pared de la izquierda presenta un gran cambio de ángulo debido a que el peso del caballo que recae en el casco está mal repartido, cargando más en un lado que en el otro.

Imagen 5: vista de frente del hueso tejuelo

En la imagen 5: se observa los diferentes ángulos que presentan las paredes del tejuelo. Este hueso pertenece al casco de la imagen 4, se le ha retirado la capsula para ver su interior. Se puede apreciar como el hueso adquiere la misma forma que las paredes del casco(imagen 4). Estas deformaciones o remodelaciones son posibles de restaurar en un porcentaje alto, siempre y cuando las patologías establecidas en el casco-caballo no hayan provocado daños irreversibles.

 

About Author

Ricardo Llantada

Podólogo equino
Director del centro de enseñanza "Equilibrium"
http://r-equilibrium.com
chevaras@hotmail.es

Comments are closed.

X