Los peligros de la privación del sueño en caballos

0

La calidad y cantidad del sueño afecta directamente a la salud y bienestar del caballo, sin embargo, rara vez se tiene en consideración en un plan de entrenamiento. Un nuevo estudio presentado en la conferencia ISES determina que una mala gestión o problemas físicos pueden hacer que los caballos pierdan el sueño y corran el riesgo de sufrir lesiones graves.

El sueño es un estado natural que involucra tanto el cuerpo como la mente y es vital para el rendimiento y el bienestar de las personas y de los animales. Los caballos pueden lograr las etapas del sueño uno (sueño ligero) y dos (onda lenta o sueño profundo) mientras están de pie, pero la tercera etapa (la fase REM, de movimientos oculares rápidos) se produce solo cuando el caballo está acostado, ya que requiere de una relajación muscular elevada.

Varios estudios han demostrado que los caballos estabulados tienen un tiempo total de sueño regular de tres horas y media por la noche: el sueño REM es de 30 minutos (15% del tiempo total de sueño); el de ondas lentas, un 65%; y el resto del tiempo de sueño se gasta en el sueño ligero. Por eso, si los caballos no se acuestan, existe una deficiencia del sueño REM o pueden alcanzarlo estando de pie, pero se pueden colapsar por la relajación muscular asociada y, como consecuencia, sufrir lesiones graves.

Un estudio de la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich (Alemania), presentado en la 14ª conferencia de la International Society Equitation Science (ISES), en Septiembre de 2018, se centró en caballos que habían mostrado signos de colapso. En total, se recogieron resultados de encuestas a 177 propietarios y se visitaron 36 caballos del grupo. Cada caballo se sometió a un examen clínico, se observó durante 24 horas y se documentaron su manejo, condiciones de estabulación e historial veterinario. Además, se equiparon con un laboratorio de sueño móvil para tomar lecturas polisomnográficas (mide funciones fisiológicas y corporales) durante 24 horas.

A partir de aquí, el estudio concluye que la falta de sueño REM conlleva problemas con el manejo del caballo o dolor por un problema físico. Un tercio de los caballos visitados no tenía espacio suficiente, de acuerdo con las directrices alemanas para las dimensiones de un box. La mitad de los caballos visitados empezó a tener colapsos cuando hubo un cambio, como modificaciones en su espacio o por una condición física. Además, más del 90% de los caballos estudiados presentaron lesiones después del colapso, principalmente en rodillas (72,4%) y espolones (68,4%), aunque también en la cabeza (31%) y en los corvejones (18,4%).

Algunos de los caballos del estudio también presentaron problemas psicológicos en el 25% de los casos, como tristeza o ansiedad después de haber colapsado. El tratamiento para esta afección debe pasar por la identificación del motivo por el que el caballo no se acuesta para poder optimizar su entorno y manejo.

Los autores del estudio se mostraron sorprendidos con los resultados, ya que no esperaban que la tasa de afectación fuera tan alta: «Es sorprendente lo fácil que es ayudar a algunos caballos y lo frustrante y difícil que puede ser ayudar a otros. El desafío es que cada caballo que sufre de privación de sueño reclinada tiene motivos por los que no se acuesta». Además, dieron constancia de la importancia de reconocer los síntomas lo antes posible, aunque la prevención resulta ser esencial.

Por su parte, el presidente de ISES, Janne Winther Christensen, afirmó: «El sueño es importante para el bienestar y el rendimiento de los caballos, y sería muy valioso ver más investigaciones sobre los diversos factores que influyen en el sueño y la privación del sueño; por ejemplo, el tamaño de los establos, el material para el suelo y camas, y el entorno social». Añadió que «en la naturaleza, los caballos duermen en contacto visual uno con el otro y, por lo general, un caballo permanece de pie, mientras que en el entorno doméstico, los caballos a menudo duermen en establos individuales con paredes rígidas donde no pueden ver a sus vecinos mientras están acostados».

Fuente: «Equine Recumbent Sleep Deprivation: Effects on Mental and Physical Health», International Society Equitation Science (ISES).

[supsystic-price-table id=10]

About Author

Laura Ventura

Licenciada en periodismo
Master en RRPP y gabinetes de comunicación UAB
Redactora especializada en comunicación ecuestre.

Comments are closed.

X