¿Pueden los caballos oler el miedo?

0

Las personas emiten una señal química mientras experimentan una emoción específica que induce la misma emoción en otra persona que huele ese olor. El cuerpo humano emite señales químicas principalmente a través del sudor. Ahora los investigadores han demostrado que los caballos también pueden oler las emociones humanas.

El Dr. Antonio Lanatá y sus colegas de la Universidad de Pisa, Italia, encontraron que los caballos pueden oler el miedo y la felicidad. Si bien estos son solo dos emociones que los investigadores identificaron, estudios posteriores pueden revelar que los caballos pueden captar emociones adicionales de los olores corporales que emiten los humanos.

Los investigadores teorizaron: “Sabemos que los caballos producen reacciones inesperadas cuando son conducidos por una persona nerviosa. Los antecedentes de esta investigación nos llevaron a sospechar que es probable que el sistema olfativo de los caballos les permita leer los estados emocionales humanos por medio de las señales químicas de las axilas que emiten los humanos «.

Los participantes humanos del estudio vieron películas de miedo y películas divertidas mientras llevaban almohadillas en las axilas para recoger el sudor. El equipo de investigación pidió a los sujetos que llevaran un protocolo estricto durante los dos días anteriores a la recolección de sudor: no tomar alimentos olorosos, alcohol, tabaco u olores externos que pudieran comprometer los resultados.

Siete caballos del estudio, de diferentes razas, fueron equipados con dispositivos de telemetría portátiles, que midieron la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Cuando se les permitió oler las almohadillas de las axilas que contenían el sudor del miedo o el sudor de la felicidad, sus sistemas nerviosos autónomos reaccionaron. El sistema autónomo controla la frecuencia cardíaca y la respiración.

El estudio utilizó sofisticados instrumentos de telemetría que mostraron una marcada diferencia entre las respuestas fisiológicas de los caballos al miedo humano y a la felicidad humana.

«Nuestros resultados revelaron que los olores del cuerpo humano inducen cambios simpáticos y parasimpáticos y estimulan emocionalmente a los caballos, lo que sugiere la transferencia de emociones entre las especies a través de los olores corporales», concluyó Lanatá.

¿Reacción aprendida o instintiva?

Lanatá explicó que cuando un caballo huele a una persona, está evaluando al individuo para detectar su emoción, entre otras cosas. Esta información le dice al caballo cómo reaccionar ante esa persona.

Este estudio encontró que los caballos reaccionan al olor del miedo y la felicidad humanos, pero ¿son esas respuestas aprendidas o instintivas? Por ejemplo, en el caso del miedo, si el individuo que maneja con mayor frecuencia un caballo específico actúa agresivamente cuando tiene miedo, tal vez golpeando al caballo, ¿el caballo espera ser golpeado cuando huele el miedo de algún humano? A la inversa, si la experiencia del caballo con humanos temerosos ha sido que se retiran o permiten que el caballo se salga con la suya, ¿se aprovechará el caballo acosando a todo ser humano que huele a miedo? Para hallar la respuesta habrá que seguir investigando.

La felicidad es menos complicada. Todos conocemos a ese individuo en particular cuya presencia alegre hace que todos se sientan bien. La ciencia ha demostrado que los caballos también reconocen las expresiones faciales de felicidad, y un olor a felicidad podría reforzar esa percepción.

Reforzados con el conocimiento de que los caballos pueden oler las emociones humanas, ¿sería posible engañar al caballo con un aroma que oculte el olor natural de los humanos?

“Qué pregunta más interesante”, dijo Lanatá. “Para ser honesto, no lo sé, pero sería posible si pudiéramos producir un olor a emoción positiva. De hecho, estamos trabajando en eso para producir verdaderos olores emocionales. Pero es otro trabajo ”.


«Seguiremos investigando», escribió Lanatá, «estos resultados son muy positivos, en primer lugar para la educación del caballo y el entrenamiento del animal, porque el entrenador / educador deberá tener en cuenta que Sus emociones son transparentes para el animal, por lo tanto, algunas reacciones inesperadas de los caballos deberán ser bien comprendidas.
Además, en las intervenciones asistidas por animales, estos resultados podrían mejorar nuestra capacidad para administrar caballos para terapias, especialmente con personas con discapacidades, trastornos mentales o personas afectadas por el autismo «

Fuente paulickreport.com

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X