Investigación sobre el vínculo humano-caballo

0

Hay una sensación de paz al estar en un prado con caballos pastando, algo que nos hace sentir seguros al rodearnos de docenas de animales que pesan 10 veces nuestro peso y ver que no tienen intención de hacernos daño. Hay algo convincente en su belleza, dulzura y curiosidad sin pretensiones que nos atrae. Incluso hay algo, casi imposible de explicar, que nos hace extrañarlos cuando no estamos con ellos.

Y todo eso, según dicen los científicos, es exactamente de lo que trata la vinculación.

Según un nuevo estudio, los humanos crean vínculos emocionales con los caballos que se ajustan a las definiciones científicas de la teoría del apego. Y pueden hacerlo muy rápido, incluso en media hora.

Las personas pueden crear un vínculo con un caballo a primera vista, algo así como cuando conocen a alguien y sienten que les gustaría conocerlo mejor y formar una conexión más profunda”, dijo Erna Törmälehto. Candidato a doctorado en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Tampere en Pori, Finlandia.

Según Törmälehto y su colega, Riikka Korkiamäki, los cuatro elementos principales del vínculo de apego reconocidos por los investigadores en psicología son:

  • permanecer físicamente cerca (proximidad)
  • sentirse a salvo del peligro (refugio seguro)
  • tener una sensación de estabilidad (base segura)
  • extrañar al compañero de relación cuando se separan (ansiedad por separación)

Nueve adolescentes que no habían tenido anteriormente contactos importantes con caballos evocaron todos sus sentimientos después de pasar 30 minutos en un prado con seis tranquilos y sociables caballos, dijeron los dos científicos. Los adolescentes, de 16 y 17 años, descubrieron los caballos durante un programa de entrenamiento para convertirse en consejeros de campamento. Törmälehto observó a los tres niños y las seis niñas observar primero a los caballos desde detrás de una cerca y luego ir gradualmente al prado para interactuar con los caballos que se movían libremente. Posteriormente, observó una charla con el grupo que duró una hora aproximadamente en la que expresaron cómo les hizo sentir la experiencia.

Hablaron de que los caballos eran «hermosos», «pacíficos» y «tranquilos», y que se sentían «aceptados» por ellos, dijeron los científicos. Agradecieron que los caballos no tuvieran prejuicios contra ellos y que sentían que eran «aceptados». Los adolescentes expresaron que querían acercarse a los caballos y tocarlos, y que les gustaba sentir que los caballos estaban dispuestos a que lo hicieran.

Es la naturaleza de los caballos como animales de presa y su sentido altamente desarrollado de conciencia del lenguaje corporal lo que hace que los humanos se unan a ellos de esta manera, explicó Törmälehto.

Aunque los adolescentes ciertamente se vieron influenciados por el ambiente pacífico del tranquilo campo en general, fue la conexión con los caballos lo que les dio una sensación de paz emocional, dijo Törmälehto.

La gente necesita relaciones sociales”, dijo. “Un entorno pacífico por sí solo no ofrece una conexión con los demás. Un caballo también brinda la oportunidad de tener una relación con otro ser simplemente por estar presente».

Y los caballos se destacaron entre los demás animales de la granja por ofrecer un tipo de relación muy diferente con los humanos, debido en parte a su “especial sensibilidad y cautelosa curiosidad”, agregó.

También había gatos y perros que eran muy sociables y amables con los chicos, pero eran muy activos a la hora de hacer contacto y, a través de esa iniciativa, de alguna manera exigían el contacto de la gente”, dijo.

“Los perros vienen a saludarte balanceando sus colas y los gatos comienzan a ronronear y abrazar, inclinarse y empujar mientras esperan ser acariciados. A través de sus acciones, requieren actividad de una persona.

“Mientras tanto, un caballo se acerca a las personas de manera diferente, más reservado para que un joven pueda tomarse su tiempo y el caballo no demande ninguna acción. El caballo puede pararse tranquilamente a cierta distancia y simplemente mirar a las personas enfocando su mirada y girando sus orejas hacia ella; puede esperar un momento y luego acercarse a conocer a la persona o simplemente quedarse allí ocupándose de sus asuntos y tal vez simplemente seguir comiendo «.

Sin embargo, es fundamental que el éxito del vínculo requiera libertad de elección, para ambos seres, según Törmälehto. “Creo que no es posible lograr una buena relación entre el caballo y el ser humano cuando los caballos se ven obligados a estar con personas”, dijo a Horses and People. «Creo que el vínculo es el mejor si se ha tenido en cuenta la voluntad tanto del humano como del caballo».

Aun así, es poco probable que estos caballos se sintieran unidos a los humanos que acaban de conocer en tan poco tiempo, agregó.

“Yo diría que estos caballos tenían curiosidad por conocer gente nueva porque no habían tenido experiencias negativas previas con la gente”, dijo.

«Aún sabemos muy poco sobre el cariño que los caballos tienen hacia las personas. Aún así, no creo que un caballo se apegue a una persona tan fácilmente como una persona lo hace hacia un caballo y menos en un período de tiempo tan corto».

El estudio de Erna Törmälehto y Riikka Korkiamäki se publica en la revista de acceso abierto Animals y se titula: El potencial del apego humano-caballo en la creación de entornos favorables para la atención profesional: un estudio de la visita de adolescentes a una granja. Puedes leerlo aquí.

Fuente: horsesandpeople.com.au

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X