Los investigadores comparan el bienestar de los caballos de competición con los de ocio

0

¿Qué caballos gozan de mejor salud y bienestar, los caballos de ocio o los caballos de competición?
Un estudio suizo acaba de demostrar que los caballos de competición generalmente tienen mayores limitaciones en su libertad de movimiento y los caballos de ocio tienden a estar más obesos y tienen sillas de montar menos adecuadas.
Y parece ser que ambos grupos tienen niveles similares de dolor de espalda y leves cojeras que con frecuencia no son detectadas por sus jinetes.

«Hay muchas críticas en el mundo ecuestre, entre jinetes de diferentes disciplinas, y también dentro de ellas, y ya va siendo hora de dejar de señalar con el dedo», dijo Marie Dittmann, PhD, investigadora de la Unidad de Medicina Deportiva Equina de la Universidad de Zúrich en Suiza. .

Como parte de un estudio más amplio sobre problemas ortopédicos en caballos, Dittmann y sus colegas investigadores aprovecharon los datos que estaban recopilando para comparar algunos indicadores básicos de salud y bienestar en caballos utilizados en circuitos de competición y aquellos utilizados principalmente para montar a caballo. Casi 250 jinetes suizos respondieron a una encuesta que contenía 34 preguntas sobre la disciplina que practicaban, el entrenamiento, los cuidados, la salud y el manejo de sus caballos. Posteriormente, sus caballos se sometieron a evaluaciones físicas por parte de veterinarios capacitados.

Descubrieron que los jinetes de ocio tendían a tener un enfoque «más centrado en las necesidades de los caballos», manteniendolos con libre acceso al aire libre en grupos y sin herraduras, dijo Dittmann. Los jinetes de competición, tenían de media, aproximadamente el mismo tiempo que los caballos del sector del ocio. Sin embargo, su acceso a los espacios al aire estaba restringido, al igual que el contacto con otros caballos, lo que podría tener un efecto negativo en su bienestar, dijo.

Sin embargo, por otro lado, estos caballos se beneficiaron de controles de la adaptabilidad de la silla más frecuentes y jinetes mejor formados, lo que podría llevar a una mejor monta y, en consecuencia, una mejor salud ortopédica para sus caballos, dijo. También obtuvieron mejores puntuaciones de condición corporal, ya que los caballos de ocio tendían a ser más obesos.

En general, los problemas ortopédicos en ambos grupos fueron «relativamente frecuentes», y los caballos de competición y de ocio mostraron de forma similar signos de dolor de espalda y cojera de bajo grado (1 a 2), dijo Dittmann. (Por razones éticas, los caballos con cojera manifiesta (grado 3 o superior) fueron excluidos del estudio, ya que el proyecto de estudio más grande requería que los caballos fueran montados.

“Nuestro estudio indica que los caballos de competición no tienen necesariamente un estado de salud o bienestar más bajo que los caballos de ocio, y que los caballos de ocio no tienen necesariamente un estado de salud o bienestar más bajo que los caballos de competición”, explicó Dittmann. «En cierto modo, me complació ver que no eran tan diferentes, ya que tal vez esto pueda ayudar a calmar los debates y las críticas constantes de un grupo a otro».

Los problemas de salud y bienestar detectados por los investigadores deberían levantar una bandera para ambos grupos, dijo. Más educación podría ayudar a estos jinetes a reconocer mejor los problemas ortopédicos, de monta y de ajuste de las sillas para mejorarlos y, por lo tanto, mejorar la calidad de vida de sus caballos.

Aún así, es importante ver estos problemas en una escala de relatividad, agregó.

«Claro, nos dimos cuenta de los problemas de salud y bienestar de estos caballos suizos y, por supuesto, siempre debería haber un esfuerzo para mejorar la forma en que cuidamos a nuestros caballos, ya sea que se utilicen para actividades de competición o de ocio», dijo Dittmann.

Pero también debemos tener en cuenta que estos no son problemas que amenacen la vida y muchos de ellos no justifican la gravedad de algunas de las críticas que vemos en la industria o en las redes sociales”, dijo. “Los caballos de nuestro estudio están viviendo vidas relativamente buenas. Los problemas revelados en nuestra investigación (obesidad, cojera sutil, dolor de espalda, sillas de montar que no se ajustan de manera óptima) son definitivamente relevantes para los caballos afectados, pero estos son problemas que deben optimizarse, no sensacionalizarse «.

“Desde mi experiencia personal y según los datos, los jinetes de competición suizos podrían permitir a sus caballos un mayor acceso al libre movimiento y al contacto social con otros caballos. Mientras que los jinetes que montan por placer podrían revisar sus sillas anualmente y monitorear de cerca si la ingesta de alimentos de su compañero equino coincide con el régimen de ejercicio, para prevenir la obesidad. Los propietarios a menudo ven bien que sus caballos o ponis estén algo gordos, pero muchos olvidan que la obesidad puede ser un problema grave de salud».

Fuente: horsesandpeople.com.au

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X