¿Por qué mi caballo… se asusta?

0

La mayoría de nosotros hemos visto asustarse a un caballo, y muchos de nosotros tenemos experiencia con caballos miedosos. Otros, cuyo comportamiento puede no ser tan exagerado, pueden parecer tímidos ante casi cualquier cosa.

Sería poco realista pensar que podemos evitar que el caballo se asuste. Después de todo, todos nos sorprendemos de vez en cuando, ¿verdad?

Sin embargo, podemos ayudar al caballo asustadizo (¡y a nosotros mismos!) siendo conscientes de por qué el caballo se asusta en primer lugar; podemos aprender qué hacer una vez que ese comportamiento se ha vuelto habitual, y cómo podemos evitar que este comportamiento se convierta en un hábito.

En este artículo, descubriremos las siete razones principales por las que los caballos se asustan y próximamente compartiremos un nuevo artículo en el que os hablaremos de las siete mejores formas de abordar este comportamiento si ya se ha establecido y siete formas de ayudarte a evitar que tu caballo se convierta en un caballo miedoso.

Razones por las que tu caballo se asusta

Antes de pensar en las razones por las que tu caballo se asusta, obsérvalo en su paddock y en el campo.

1. Nivel emocional naturalmente alto

¿Está tu caballo siempre vigilante, reactivo y asustadizo cuando está con sus compañeros de manada?
Si es así, es probable que tu caballo tenga un nivel emocional naturalmente más alto que el caballo que, la mayor parte del tiempo, pasta tranquilamente con sus compañeros.
O tal vez tu caballo está relajado y cómodo en su paddock pero cuando lo paseas o lo montas algo cambia en su comportamiento. En este caso, hay cosas que puedes hacer para averiguar que le pasa.

2. Caballo muy emocional

Un caballo que uno describiría como «miedoso» suele ser demasiado emotivo. El nivel emocional de este caballo es tan alto que no puede concentrarse en su guía o jinete.

3. Cavallo emocional

Tu caballo también puede asustarse cuando lo entrenas, lo montas o lo manipulas pie a tierra.No está conectado con el jinete y es probable que se sorprenda repentinamente por las cosas a su alrededor debido a esta falta de concentración.

4. Confundido

Los caballos también pueden asustarse cuando se confunden. A los caballos les encanta la previsibilidad y un nuevo jinete, un nuevo entorno o nuevas señales pueden ser confusas para él, haciéndolo menos confiado y más propenso a asustarse.

5. Malas experiencias

La historia vivida de un caballo juega un papel muy importante en la probabilidad de que sea asustadizo. Los caballos que han tenido un entrenamiento impredecible e inconsistente tienen más probabilidades de esperar lo inesperado y, por lo tanto, es más probable que se asusten. Mientras que aquellos que han ganado confianza con el uso constante del refuerzo combinado en el momento oportuno tienen menos probabilidades de hacerlo.

6. Un jinete asustado

¡No siempre es el caballo el que se asusta! Algunos jinetes miedosos y con tendencia a asustarse alertan y contagian a su caballo. Cuando esperamos que el caballo tenga miedo de algo, tendemos a ponernos tensos y esto se transmitirá al caballo por un aumento de la presión, sobre la rienda o la cuerda si estamos en el suelo y a través de nuestro asiento, pierna y manos cuando estamos montando.

7. Expectativas injustas

Los caballos que se «acompañan» en situaciones difíciles, como en un nuevo entorno, a menudo se asustarán más que aquellos que han estado involucrados activamente con su jinete.

Un buen ejemplo de esto es cuando llevas a tu caballo a un lugar nuevo para dar un paseo. ¿Paseas a tu caballo por la pista con las riendas sueltas, permitiéndole gritar y saltar huyendo de cada objeto que le sorprenda? ¿O le enseñas a tu caballo el espacio en el que se encuentra, le involucras activamente con una actividad y cuando se distrae le recuerdas que te devuelva la atención?

Lo más probable es que el primero tenga un caballo que pase la próxima hora asegurándose de que todas las cosas que dan miedo estén donde deben estar y no se muevan, mientras que el segundo disfrutará de un caballo comprometido y de una buena y productiva sesión de entrenamiento.

Fuente: horsesandpeople.com.au

About Author

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X