¿Los bultos o hinchazones debajo de la mandíbula son motivo de preocupación?

0

Los bultos o hinchazones debajo de la mandíbula no son infrecuentes en los caballos, y dependiendo de su ubicación pueden incomodarlo a la hora de montarlo o incluso a la hora de manipularlo. Los bultos que interfieren con la cabezada de cuadra, la muserola u incluso la brida son obviamente problemáticos, mientras que los bultos o la hinchazón en el cuello pueden limitar el movimiento o incluso comprimir las vías respiratorias cuando se le pide al caballo que ponga el cuello en una posición más flexionada. 

La hinchazón en la región de la mandíbula o la garganta puede influir en la forma en que un caballo se comporta cuando interactuamos con él. Pídele ayuda y consejo a tu veterinario cuando observes anomalías o cambios de comportamiento.

La anatomía de la cabeza, el cuello y la mandíbula es compleja, y con muchas estructuras diferentes que se encuentran en esta región, es importante determinar, si es posible, qué estructuras específicas están asociadas con la hinchazón. Los bultos y protuberancias pueden resultar de un trauma directo, indicar inflamación o pueden desarrollarse por la acumulación de tejido en un proceso más crónico. 

La evaluación de cualquier bulto comienza con un examen físico del área para determinar la ubicación exacta y para verificar si hay heridas, irritación de la piel, calor o sensibilidad. 

La palpación del bulto para determinar sus características puede ayudar a identificar qué tejidos están involucrados. Por ejemplo, el hueso estará duro. Pueden ser necesarios procedimientos de diagnóstico adicionales, que incluyen radiografías (rayos X), ultrasonido, endoscopia o incluso biopsia, para obtener un cuadro clínico completo. 

Si bien no podemos repasar todas las causas de los bultos debajo de la mandíbula, aquí revisaremos las fuentes más comunes. Esto incluye ganglios linfáticos inflamados, glándulas salivales reactivas y asuntos dentales. 

Ganglios linfáticos: los caballos tienen dos conjuntos principales de ganglios linfáticos ubicados cerca de la mandíbula: los ganglios linfáticos submandibulares, que se encuentran entre las mandíbulas (mandíbulas inferiores) y los ganglios linfáticos retrofaríngeos, ubicados cerca de la garganta. Los ganglios linfáticos son parte del sistema inmunológico y se agrandan cuando reaccionan a un proceso en curso.

Es probable que las infecciones localizadas, como un diente con absceso, provoquen el agrandamiento de un solo ganglio linfático cerca del sitio de la infección. Por el contrario, la enfermedad respiratoria puede provocar hinchazón de uno o más ganglios. Muchas infecciones virales causarán un agrandamiento leve de los ganglios linfáticos que se resuelve en una o dos semanas sin tratamiento especial. 

Streptococcus equi , también conocido como “estrangulamiento”, es una infección bacteriana que puede resultar en un agrandamiento severo de los ganglios linfáticos retrofaríngeos. Este tipo de hinchazón puede verse y sentirse justo detrás de la mandíbula. 

Los caballos con estrangulamiento tendrán fiebre y pueden desarrollar una secreción nasal espesa. En algunos casos, los ganglios linfáticos afectados pueden agrandarse tanto que ejercen presión sobre las vías respiratorias del caballo.

Glándulas salivales reactivas: la inflamación de las glándulas salivales se observa comúnmente en caballos que pastorean en primavera. Las glándulas parótidas son las glándulas salivales más grandes y se encuentran a ambos lados de la cabeza, extendiéndose desde la mandíbula hasta la base de la oreja. 

Estas glándulas producen saliva y los caballos afectados pueden babear excesivamente. Se cree que una toxina producida por un hongo en el trébol está en la raíz de esta reacción. Esta condición generalmente no es dolorosa, pero la hinchazón puede ser lo suficientemente significativa como para crearle importantes molestias al caballo. 

El simple hecho de evitar el acceso a los pastos durante algunas semanas suele solucionar el problema. En raras ocasiones, las glándulas salivales se infectan o desarrollan bloqueos que también pueden resultar en hinchazón. Debes buscar consejo si las inflamaciones en esta área aparecen en otras épocas del año o no se resuelven rápidamente.

Asuntos dentales: las protuberancias de la dentición, o quistes eruptivos, son agrandamientos duros que se observan a lo largo de la línea de la mandíbula en caballos menores de 5 años. Las protuberancias son causadas por cambios en el hueso a medida que emergen los premolares y los molares permanentes y desplazan a los dientes de leche. 

Varias de estas hinchazones generalmente se pueden sentir al mismo tiempo y tienen el mismo tamaño. No deben ser dolorosos ni calientes.  Ocasionalmente, también se pueden notar protuberancias a lo largo del puente de la nariz, ya que puede ocurrir un proceso similar con los dientes superiores. En general, las protuberancias de la dentición son pasajeras y deben resolverse espontáneamente a medida que el caballo madura. 

Ocasionalmente, las protuberancias de la dentición son una indicación de problemas en la caída de los dientes deciduos, comúnmente conocidos como «tapas retenidas». Un examen oral realizado por un veterinario o un dentista veterinario puede ser útil para determinar si existen problemas dentales más importantes.

Otras causas de bultos cerca de la mandíbula incluyen traumatismos locales que provocan lesiones en los tejidos blandos e incluso fracturas, picaduras de insectos y, muy raramente, tumores. 

Debes consultar con tu veterinario sobre cualquier nueva hinchazón que persista por más de unos pocos días o cualquier bulto que esté agrandando, sea doloroso. 

Fuente: dressagetoday.com

About Author

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X