Las señales de calma de los caballos que vale la pena conocer y utilizar

0

Una sonrisa, un asentimiento o un saludo diciendo «hola» cuando pasas frente a un extraño en la calle, distanciándote un poco respetando su espacio, son señales que las personas utilizamos para hacerles saber a los demás que no tenemos malas intenciones. Nos permite a todos, permanecer en nuestra zona de confort y mantener un espacio público libre de conflictos. Las personas no somos los únicos que utilizamos este intercambio de señales. Otros animales que viven en grupos sociales también las usan. La educadora canina Turid Rugaas descubrió estas señales en los perros y las llamó señales de calma. A partir de 2013, bajo la tutoría de Turid, la educadora equina Rachaël Draaisma investigó las señales de calma en los caballos.

La investigación que realizó Rachaël consistió en el análisis de 220 videos de caballos domésticos y en cómo interactuaban con las personas. Mostraba caballos preparados con la silla de montar, sueltos en la pista, llevados de la mano, montados, etc. Rachaël examinó los rasgos faciales, así como la postura de la cabeza y del cuello del caballo, la posición de la cola y su movimiento, sin tener en cuenta los movimientos de las personas presentes en los videos. A ningún caballo se lo puso nervioso a propósito. Solo se incluyeron las señales que se observaron treinta y cinco veces o más en diferentes situaciones para evitar la generalización excesiva de una sola señal. El objetivo del estudio fue investigar las señales de calma, pero en el proceso se agregaron más señales de comunicación que dejaron constancia de la multitud de formas en las que los caballos se comunican. Además, surgieron varios niveles de comunicación, que muestran las señales y los niveles de tensión con los que los caballos responden a nuestro mundo compartido. Las señales en dichos niveles están vinculadas a los niveles de tensión. En este artículo, Rachaël nos cuenta más acerca de las señales de calma, cuáles son y cómo nos podemos aprovechar de ellas en nuestra interacción con los caballos.

Vosje, está parpadeando y masticando, estas son dos señales de calma.

Las señales de calma ocurren en dos situaciones

Rachaël: “Hay dos situaciones en las que un caballo puede dar señales de calma. La primera situación ocurre cuando el caballo está inicialmente relajado y un estímulo, como un perro ladrando, una escoba que se cae, una persona que se acerca rápidamente hacia él o una orden difícil de su jinete, hace que el caballo se active. En reacción al estímulo, el caballo puede dar una señal de calma hacia él. Otra señal podría seguir a la primera después de un par de segundos, después de lo cual el caballo se relaja nuevamente.

La segunda situación en la que pueden aparecer señales de calma, la posición inicial es la misma: un cambio en el entorno directo del caballo. Puede ser la misma escoba que cae o un estímulo más fuerte, como un tractor que pasa, al que el caballo reacciona. El caballo muestra señales de calma, excepto que esta vez no hay interrupción entre las señales. Las señales de calma se producen una tras otra, como un collar de perlas. Se dan de forma consecutiva o simultánea. Entonces verá múltiples señales de calma en un corto período de tiempo. Si este es el caso, las señales calmantes son un precursor de la tensión. La situación entonces, dependiendo del caballo, de la persona que esté con él o de otras circunstancias, ará que se intensifique o disminuya. En el caso de que disminuya, habrá cada vez más tiempo entre las señales de calma hasta que el caballo esté de nuevo, completamente relajado. Cuando la situación se intensifica, las señales de calma pueden alternarse con señales de estrés. Y si la tensión aumenta aún más, las señales de estrés serán las únicas y provocar una reacción de huida / lucha.

Estas observaciones describen la función más amplia de las señales, que es la de calmar al otro y a uno mismo. Esto puede suceder en una situación de relajación y en una de tensión.

Itske sacude la cabeza y el cuello y también mueve con fuerza la cola cuando se le coloca la silla de montar.

Rachaël ha descrito veinte señales calmantes:

Parpadeo, entre cerrar los ojos, mirar hacia otro lado, masticar, masticar con la lengua afuera, bostezar, tensar la mandíbula, girar la cabeza, girar el cuello, sacudir el cuello, sacudir el cuerpo, bajar sostenidamente la cabeza / cuello, bajar la cabeza / cuello y doblarlo, curvar el cuello, mirar el flanco, mostrar los cuartos traseros, comer, inmovilizarse y desacelerar.

Rachaël identifica también estos comportamientos de movimiento, entre otros: cuando un caballo se rasca la cabeza contra su propia pierna o contra objetos, cuando se muerde o se lame o cuando muerde o lame objetos, cuando rasca el suelo con una pata delantera, cuando olfatea el suelo o cuando remueve el suelo sin comer.

Busca desencadenantes

Todas estas son señales corporales que ves mucho cuando observas a un caballo. Entonces, ¿cuándo una señal cuenta como una señal de calma y cuándo no? Rachaël: «Es importante observar el contexto en el que se da la señal. Las personas a menudo toman una vista en superficial cuando describen el comportamiento de su caballo. Si el caballo se asusta por un ruido en la montaña junto a la pista, la gente a menudo dice: «el caballo es joven» o «es un día ventoso». Y, por supuesto, estas son explicaciones del comportamiento , pero quiero que distingas entre una causa y un desencadenante y busques los desencadenantes. ¿Qué pasó justo antes de que el caballo se asustara? ¿A que distancia puede observar una señal de calma o características de tensión en su cara o cuerpo? Si hay varias personas de pie junto a su caballo, vea cuántas puede vigilar. ¿Puede vigilar a una persona? ¿Dos? ¿El sexo de la persona es importante para él? ¿Importa cómo se mueven, si hablan alto y a qué distancia se mantienen de él? Cuando empieces a mirar el entorno de esta forma, podrás concentrarte mucho más en analizar los estímulos a los que responde tu caballo y tomar las medidas adecuadas, incluso al nivel más leve. Por ejemplo, verás la diferencia ante un caballo sacudiendo el cuello porque una abeja está zumbando alrededor de su cabeza, una situación que no requiere calma, o cuando se le pone la silla de montar en la espalda. En el último caso, puedes crear un plan sobre cómo ensillar a tu caballo sin que él dé esta señal. Si observas que estimula a tu caballo, lo conocerás mucho mejor.

Protect está mostrando una serie de señales de calma mientras lo ensillan. Mastica, luego bosteza y muestra un estiramiento de mandíbula y entrecierra los ojos.

¿Cómo te puede ayudar ver las señales de calma?

En nuestro mundo humano, los caballos domésticos se enfrentan constantemente a estímulos. Muchos de ellos no están lo suficientemente socializados para manejar estos estímulos de manera relajada. Algunos jinetes y cuidadores se han acostumbrado a trabajar con caballos nerviosos y que se asustan a menudo. Los casos frecuentes de estrés agudo o tensión prolongada perjudican la salud del caballo, provocan ambientes negativos y aprendizajes lentos y caballos poco colaboradores y relaciones menos agradables con las personas. Tiene efectos negativos a corto y largo plazo.

Rachaël: “Si reconoce las señales de calma y actúas sobre ellas, tienes una herramienta para evitar que tu caballo se ponga muy nervioso. Por ese motivo, observar a tu caballo regularmente es la clave. Además de las señales de calma, también hay que prestar atención a sus expresiones faciales y corporales. ¿Estás viendo una cara relajada, con largas fosas nasales, ojos en forma de almendra, un mentón suave y una cola suelta? ¿O ves tensión en su cara, con arrugas sobre los ojos, el labio superior extendido y ojos y fosas nasales redondos?

Hafflingers comiendo del mismo comedero de heno. Al inicio de la comida, cuando se están posicionando, siempre hay cierta tensión sobre donde se soloca cada uno. Ahora están todos juntos. El caballo que está en medio come con los ojos entrecerrados para no provocar conflictos.

Actuar sobre las señales

Si empiezas a ver señales de calma o tu caballo no para de moverse y no se calma rápidamente, ayúdalo a recuperarse y a lidiar con la situación. Por ejemplo, tomate pequeños descansos cuando lo estés ensillando. Cuando lo estés montando, haz una vuelta completa de paso libre, permitiendo que se relaje. Pídele a los demás que mantengan más distancia con tu caballo, si todavía se está acostumbrando a la gente. Saca a tu caballo de una situación aterradora para él, alejándolo del estímulo que se lo provoca. Y una vez que hayas determinado qué es exactamente lo que está causando la tensión de su caballo, crea un plan para ayudarlo a lidiar con este estímulo en el futuro, que sea razonable y esté dentro de las capacidades del caballo».

Rachaël: “La idea no es eliminar la tensión por completo, de hecho en la vida cotidiana no es posible ni tampoco deseable ya que la tensión forma parte de la vida. Cada experiencia de aprendizaje conlleva cierta tensión. Descubrir nuevos estímulos es necesario, divertido y trae alegría a la vida: investigar un nuevo pasto, una caja de cartón, otro caballo. Solo tienes que encontrar el equilibrio correcto. La tensión leve de la que un caballo se recupera rápidamente es buena. Pero si la tensión aumenta demasiado, en mi opinión, debería detenerse, reevaluar y preparar un plan diferente. A bajos niveles de tensión, el caballo hace asociaciones positivas y es más capaz de pensar y recordar y necesita menos repeticiones. Si tu caballo es capaz de lidiar con nuevos estímulos en un estado relajado por sí solo, entonces será más saludable, más estable, mostrará menos respuestas de huida y será un compañero cooperador y agradable. ¿Quién no quiere eso?


Información de fondo sobre Rachaël Draaisma

Rachaël Draaisma trabajó como consultora de comportamiento para perros a tiempo completo desde 2003. Se especializó en socializar perros agresivos y asustados. En 2013 se graduó con Turid Rugaas International Dog, adiestradores de educación. La visión que Turid Rugaas sobre las señales de calma, lleva a un cambio de carrera a Rachaël, que pasa de los perros a los caballos. Sin embargo, los caballos no eran nuevos para Rachaël, ya que es amante de los caballos desde que tiene memoria y tiene caballos desde los 14 años. Desde 2013, Rachaël estudia las reacciones de los caballos a una variedad de estímulos cotidianos, bajo la tutoría de Turid Rugaas. Rachaël ha escrito el libro «Signos del lenguaje y señales calmantes de los caballos». En octubre de 2017, CRC Press lo publica en todo el mundo. Se ha traducido a varios idiomas, como chino, checo y polaco entre otros. Rachaël sigue actualmente analizando datos y continúa con su estudio. Otro de los trabajos de Rachaël es el estudio de la estimulación mental equina y el trabajo con olores. Rachaël ha desarrollado un extenso método para rastrear olores con caballos. Enseña a los caballos a seguir huellas para que puedan encontrar personas perdidas o bolsas de comida. Rachaël viaja por el mundo para dar conferencias, talleres o fines de semana educativos combinados sobre las señales de calma de los caballos,la estimulación mental y trabajo olfativo equino. China, Dinamarca, Polonia, Bélgica, España, Eslovaquia, Suecia, el Reino Unido, los Países Bajos son solo algunos de los países que ha visitado. El segundo libro de Rachaël «Scentwork for Horses» se publicará a finales de 2020.

Para más información: www.calmingsignalsofhorses.com o www.scentworkofhorses.com

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X