Entrevista Beatriz Ferrer Salat

0

Beatriz Ferrer Salat es un referente para mucha gente, no sólo por su gran palmarés, sino también por su respeto y amor a los animales y al medio ambiente.

Ha conseguido dos medallas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 (plata por equipos y bronce individual), dos medallas en los Juegos Ecuestres Mundiales de Jerez 2002 (bronce por equipos y plata individual), y dos medallas de bronce, una  en el Campeonato de Doma Clásica de Hickstead 2003 y otra en Aquisgrán 2015, además de otros muchos premios. Se ha convertido en la primera jinete española de Doma Clásica en conseguir una medalla en unos Juegos Olímpicos, unos Juegos Mundiales y en un Campeonato de Europa.

Su trayectoria no deja lugar a dudas, Beatriz es una persona tenaz que tiene claro sus objetivos y que no ha dudado en ir a por ellos. Gran amante de los animales y la naturaleza, en 1999 lleva a cabo uno de sus sueños, construye a los pies del Montseny unas magníficas instalaciones hípicas a las que denomina “Villa Equus”

¿Cómo viven tus caballos en Villa Equus?

Mis caballos viven muy felices en Villa Equus. Cuando buscaba un lugar para mis caballos, lo más importante para mí era poder salir al campo y que las instalaciones estuvieran bien comunicadas. Al encontrar este lugar, intenté que me dejaran construir unas cuadras y un picadero cubierto -a nunca me han gustado las cuadras con rejas que están en pasillos largos, que parecen más una cárcel que otra cosa-. Diseñé las cuadras con forma de U, con ventanas que miran dentro y fuera, por lo que hay mucho contacto entre los caballos y con las personas. En el centro de esta U, hicimos el guadarnés y espacio para preparar los caballos, de esta forma están distraídos, no están aislados.

¿Cuántos años hace que tienes Villa Equus?

Estamos instalados desde el 2004.

¿Cuéntanos cómo es el día a día de los caballos en Villa Equus?

Los caballos están repartidos en dos zonas. Los que monto yo están cerca de la casa, les doy de comer a las 5:30h y empiezo a montar a las 7h, por eso comen tan temprano, para que haya transcurrido hora y media hasta que empiezo a montar.

En la zona de abajo hay 18 cuadras donde están los caballos de los alumnos, de los chicos que trabajan aquí y de algún ganadero. Comen a las 6:30h. De 6:30h a 7:30h se hacen cuadras. A partir de las 7h de la mañana salen a los paddocks, unos más rato, otros menos, en función de lo que les guste a cada uno. Durante la semana hacen un trabajo muy variado, según los caballos: un día o dos  de pista, uno o dos de pista de galope, (tenemos una pista de galope fantástica), y uno o dos días salen al campo, que aquí al pie del Montseny es precioso, con  unas montañas maravillosas. También hacen long reining y aquatrainer.

¿Qué es un aquatrainer?

Es una cinta en la que los caballos caminan con la resistencia del agua. Podemos aumentar o disminuir la cantidad de agua y la pendiente, por lo que se trabajan diferentes zonas musculares.

Se ha hablado mucho de la hiperflexión y seguro que te han preguntado muchas veces sobre este tema. ¿Qué opinas sobre este método de entrenamiento?

Yo estuve viviendo 7 años en Alemania, de hecho mi escuela es bastante alemana. El entrenamiento en hiperflexión es mucho más holandés. Este método holandés lo puso de moda Anky Van Grunsven  y como a ella le funcionó, todo el mundo lo intentó copiar, con bastante menos éxito. Yo creo que no es lo más adecuado para el caballo. Todos los sistemas dependen de cómo se aplican. Si se tiene el caballo flexionado un poco hacia abajo durante poco tiempo no pasa nada, pero si tienes el caballo una  hora u hora y media, con el cuello enroscado, sin dejarlo estirar, sin darle un respiro, sin ponerlo al paso.., es fatal. Muchas veces no se trata de qué haces sino de cómo lo haces. Has de saber exactamente cómo utilizar cada sistema.

¿Qué sistema de entrenamiento utilizas para trabajar a tus caballos?

Yo siempre los paseo con riendas largas durante 10 minutos, a continuación hago 5 de trabajo al paso con lateralizaciones, flexión a un lado y a otro,  apoyos, espalda adentro…, luego empiezo a calentar. Con algunos empiezo al galope y con otros al trote, con las riendas un poquito largas pero sin perder el contacto, el cuello más largo. Transcurridos 5-10 minutos los pongo al paso y luego empiezo a trabajar los ejercicios que tocan, teniendo en cuenta el nivel de cada caballo.

Cuándo tienes que participar en un campeonato internacional o en unos Juegos Olímpicos, ¿haces cambios significativos en el cuidado de los caballos los días previos a la competición?

No, no hago ningún cambio, ni entreno más en la pista ni hago nada más, voy siguiendo la línea que sigo siempre. Además, cada vez que vas de concurso, te pasas tres, cuatro o cinco días en los que sólo haces pista. Cuando voy a una competición, los días anteriores procuro salir al campo o hacer pista de galope, pero nunca salgo de aquí entrenando fuerte, porque sería un exceso de pista. Creo que lo más importante es que los caballos mantengan la motivación. Si hay un exceso de pista la pierden, se aburren. Lo bonito de la doma es que el caballo lo haga por ti, pero no porque esté sometido.

¿Cómo actuáis ante una situación de stress, cuando hay un transporte largo o un viaje en avión?

La verdad es que todos mis caballos están muy acostumbrados a viajar. Viajan muchísimo en camión, aunque procuramos no hacer más de 8 u 9 horas seguidas. En los trayectos largos hacemos paradas, buscamos una cuadra para que duerman y seguimos al día siguiente.

En el avión, una vez han despegado van muy tranquilos, no hay frenadas ni acelerones. Yo estuve cuando cargamos el caballo para ir a Río y la organización fue perfecta. Todos los caballos estuvieron muy bien.

¿Qué opinas sobre el estado de ánimo de los caballos, compartes la necesidad de atender la salud mental de tus caballos?

Es fundamental. Yo creo que un caballo no puede ir bien físicamente si no está bien emocionalmente. Estoy muy en contacto con ellos, cuando  los monto, cuando los cuidamos y enseguida me doy cuenta si no están bien.

Cuento con un equipo de profesionales excepcionales, trabajar en equipo es muy importante. De la parte emocional se ocupa Marga Navarro, le explico cómo los siento y ella nos ayuda a regular su estado anímico.

Es importante tener en cuenta que la mayoría de las veces, cuando un caballo se resiste a hacer algún ejercicio, es porque tiene  algún problema, es la manera que ellos tienen de comunicarse contigo,  siempre nos hablan. En ese momento lo que hago es avisar al profesional que creo que puede solucionar el problema. Montar a caballo es establecer un diálogo constante, hay que saber interpretar los signos.

Tengo entendido que eres vegana y que no comes nada que provenga de un animal, ni tan siquiera huevos, leche. Cuéntanos un poco cómo has llegado a esta alimentación.

Angela Boekel, que monta conmigo, me regaló un libro en mayo de 2011 que se llama “Eating animals” (“Comer animales”), que se ha convertido en un libro de culto. El escritor es americano, Jonathan Safran Foer. Leí el libro y me quedé horrorizada, espantada, traumatizada… Este libro trata de un señor que tiene un hijo y se plantea como va a alimentarle. Se pone a investigar y descubre cómo tratan a los animales destinados a la alimentación, las condiciones en las que viven, todo lo que les meten en el cuerpo para que engorden más rápido y para que no cojan enfermedades, atiborrándolos de antibióticos, de hormonas. No pueden moverse, su cuerpo crece tan rápido que los huesos no les aguantan. Me quedé espantada, porque lo que más me gusta en este mundo son los animales. Me puse a investigar cómo me podía alimentar como atleta, empecé a buscar por Internet y leí muchísimos libros, interesantísimos, que  demuestran que una dieta integral a base de plantas (whole-food plant based) es mucho más sana para la salud, se evitan la mayoría de los cánceres, problemas de corazón, diabetes, obesidad, alzheimer, además de ser respetuosa con los animales y con el medio ambiente. Estoy encantada desde que soy vegana, a nivel físico estoy mucho mejor, me siento más sana, más enérgica, más positiva, me recupero mejor, mis digestiones son más ligeras, nunca estoy enferma. Estoy muy feliz, se lo aconsejo a todo el mundo. Hay una tendencia a pensar que el comer carne es necesario, lo cual es totalmente falso, pero hay muchos intereses creados por parte de la industria, los gobiernos, los médicos. El quiera vivir con calidad de vida tendría que alimentarse a base de plantas.

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada y monta a la amazona

Comments are closed.

X