Nace el primer potro de España con una nueva técnica de congelación de embriones

0

Una compañía de biotecnología, Embryotools, ha conseguido, por primera vez en España, el nacimiento de un potro mediante inseminación artificial empleando una técnica que permite la congelación y conservación de embriones equinos de gran tamaño

Conseguir el manejo de embriones de mayor tamaño para luego ser implantados era un objetivo ansiado y una opción preferible al uso de embriones equinos de pequeño tamaño, pues la extracción de estos últimos es dificultosa y obliga en ocasiones a repetir el lavado uterino para conseguir su extracción. Hasta ahora no se podían emplear embriones de gran tamaño porque en la descongelación se degeneraba el embrión equino.

El primer potro fruto de esta técnica ha nacido en una granja de Taradell (Osona) y se encuentra en buen estado. En este caso, el óvulo fecundado con inseminación artificial pertenecía a una yegua campeona de doma, cuyo embrión fue extraído del útero e implantado en el útero de una yegua madre de alquiler.

Una práctica habitual

El empleo de madres de alquiler suele ser habitual en el mundo de las competiciones equinas, pues permite que las yeguas campeonas sigan trabajando mientras el feto descendiente crece en otro vientre. Una vez que el óvulo es fecundado, el embrión va creciendo, y al cabo de 5 o 6 días ya puede ser recuperado para ser implantado en la madre de alquiler.

La principal novedad de esta técnica es que permite extraer y congelar embriones de gran tamaño, operación que se efectúa de 6 a 8 días después de que el óvulo haya sido fecundado (poniendo en contacto el semen del caballo semental con el óvulo en el útero de la yegua). Esta opción es más deseable que la de los embriones equinos congelados de pequeño tamaño; pero hasta ahora los embriones de gran tamaño (diámetro superior a 0,3 milímetros) no se congelaban bien.

Este método aumenta las tasas de éxito de la conservación de embriones de mayor tamaño y, además, permite conocer las características genéticas del embrión; por ejemplo, el sexo, antes de ser descongelado para ser transferido

Apenas, un 10% de ellos podían ser implantados, puesto que, durante la congelación, en el líquido de la cavidad blastocélica se forman cristales, por lo que se dañan las membranas celulares y se causa la muerte del embrión. En cambio, la gran mayoría de embriones de pequeño tamaño son viables una vez descongelados, puesto que resisten mejor las bajas temperaturas.

Sin embargo, la recuperación de los embriones de pequeño tamaño tenía serios inconvenientes, pues éstos se sitúan en la cavidad preuterina, lo que hace que el lavado uterino para obtenerlos sea muy complicado, y obliga a veces a repetir la operación, con las consiguientes molestias para el animal y los sobrecostos.

“Este método aumenta las tasas de éxito de la conservación de embriones de mayor tamaño y, además, permite conocer las características genéticas del embrión; por ejemplo, el sexo, antes de ser descongelado para ser transferido”, resalta Nuno Costa-Borges, director científico de Embryotools.

La nueva técnica comporta una micropunción para aspirar el líquido blastocélico y el uso de una solución crioprotectora que evita que se formen los temidos cristales. “Ya hemos empleado embriones de hasta 1,3 milímetros”, añade Costa-Borges. El primer potro nacido de un embrión congelado mediante congelación convencional fue registrado en 1982 en Japón, “pero era un embrión de pequeño tamaño”, resalta Costa-Borges.

Este experto sostiene que existen grandes esperanzas de que la técnica pueda ser aplicada con éxito también en otras especies, sobre todo en aquellas en riesgo de extinción, como, por ejemplo, el lince ibérico, donde la criopreservación eficiente de embriones podría ayudar a mejorar el éxito reproductivo.

El animal nació en la finca de CREA Veterinaris, de Taradell. El embrión se recuperó pasados 7 días, cuando tenía un tamaño de casi 0,5 milímetros. “Al verlo, ya sabía que no tenía posibilidades de congelarlo con éxito, por lo que decidimos enviarlo al laboratorio de Embryotools para aplicar la técnica que habían desarrollado”, explica Guillem Formiguera, veterinario y director técnico de la empresa CREA Veterinaris de Taradell. Esta empresa tiene más de 230 yeguas de alquiler.

Fuente: https://www.lavanguardia.com

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X