Lo que necesita saber sobre la diarrea equina

0

Son varios los factores que pueden provocar diarrea en los caballos. Te mostramos las causas más comunes y algunos consejos sobre cómo actuar ante ellas.

Por lo general, los casos de diarrea más habituales suceden por cambios de alimentación demasiado bruscos o cuando llega el pasto de primavera. Este tipo de diarrea suele desaparecer en unos pocos días con el manejo correcto. Pero a veces, la diarrea equina no es tan simple como eso, y llegar al fondo puede ser un trabajo duro. El estiércol del caballo debe estar hecho de bolas bien formadas sin goteo ni secreción acuosa. El equilibrio microbiano en el intestino ayuda a mantener el pH correcto, y cuando hay un problema con este equilibrio, el estiércol cambia. En resumen, la diarrea es el síntoma de un problema en el intestino.

Causas y tratamiento de la diarrea

Vamos a ver algunas de las causas de la diarrea y como hay que actuar en cada caso. Ten en cuenta que si la diarrea dura más de dos semanas, se clasifica como crónica y tienes que contactar con tu veterinario.

1. Cambio de alimentación

Toda nueva alimentación debe introducirse lentamente. Los caballos que empiezan a salir al campo a pastar, especialmente en primavera hay que hacerlo de forma progresiva (una hora para empezar), aumentando gradualmente el tiempo hasta dejarlos todo el día. Cuando no esté pastando, dales heno. Para ayudar a que su digestión funcione mejor, puede agregar semillas germinadas por la eficacia de la enzima, lo que a su vez ayuda a descomponer las proteínas, los carbohidratos y los lípidos y agrega grandes cantidades de antioxidantes.

2. Nerviosismo

Algunos caballos lidian con el estrés por diferentes motivos, en el transporte, por falta de compañía equina. Esto a menudo puede provocar diarrea relacionada con el estrés. Para los caballos que pueden necesitar algo de apoyo en un traslado o al ser separado de sus compañeros algunas hierbas como el bálsamo de limón, el lúpulo, la avena y la calavera pueden ayudar. 

3. Toxinas

Si salen a pastar hay que controlar ciertas plantas tóxicas que pueden encontrarse en los prados como el tejo, adelfa, arce rojo por nombrar algunas. Hay que vigilar también con el heno de mala calidad o en mal estado y según donde se encuentre su paddock, que no se distribuya cerca de veneno para ratas. Dependiendo de la edad de tu caballo, así como de qué y cuánto haya ingirido, lo mejor es llamar a tu veterinario.

4. Antibióticos

Algunos antibióticos pueden inducir diarrea. Los probióticos pueden ayudar a mantener en equilibrio la flora intestinal de tu caballo. La levadura de cerveza también puede ser útil.

5. Parásitos

La pérdida de peso acompañada de diarrea puede ser un signo de parásitos. Es indispensable llevar un buen control del programa de desparasitación, el manejo adecuado de los pastos y controlar las heces de vez en cuando para mantener a los parásitos a raya.

6. Sensibilidad alimentaria

El sistema digestivo del caballo es sensible a los cambios, por lo que todos los alimentos nuevos deben introducirse lentamente. Si sospechas que algún alimento le provoca alergia, retira el alimento de inmediato. Los alimentos que pueden ayudar ante sistemas digestivos sensibles son las semillas de cáñamo empapadas, avena entera empapada, semillas de chía, enzimas vivas de semillas germinadas, raíz de malvavisco y manzanilla.

7. Ingestión de arena

Algunas áreas geográficas son conocidas por los problemas que provoca en los caballos la ingestión de arena. Si vives en una de estas áreas, puedes ayudar a tu caballo al alimentarlo con un removedor de arena comercial o con cáscaras de psyllium. Es posible que debas observar el paddock de tu caballo y realizar los cambios que creas oportunos. Por ejemplo, intenta agregar redes de heno adicionales o usar alimentadores lentos también pueden ser útiles en estas situaciones.

8. Edad

Los caballos mayores pueden tener episodios de diarrea debido al mal funcionamiento de su sistema digestivo. También nos podemos encontrar que tengan la dentadura en malas condiciones y en consecuencia mastican mal los alimentos. Así que en este caso lo más indicado sería llamar al veterinario, y si este lo cree necesario llamar también al dentista equino.

9. Infección digestiva

En este caso, si sospechas que tu caballo tiene una infección digestiva, no dudes en hablar con tu veterinario.

La diarrea no aparece por arte de magia. ¡Como cuidadores/propietarios de nuestros caballos, debemos controlar el entorno en el que viven para ayudarlos a que se adapten de la mejor manera, minimizando o evitando al máximo cualquier peligro o malestar!

Fuente: equinewellnessmagazine.com

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X