¿Qué utilizar y qué no en las heridas de los caballos?

0

En muchas ocasiones, somos nosotros mismos los que curamos pequeñas heridas a los caballos: golpes, cortes poco profundos… pero, ¿lo hacemos de forma correcta?

A lo largo de los años, los profesionales y aficionados al mundo del caballo hemos probado diferentes ungüentos y pomadas para tratar las heridas, soluciones para limpiarlas y apósitos, pero no todas estas soluciones son 100% seguras y/o eficaces. Dean Hendrickson, profesor de cirugía equina en la Universidad Estatal de Colorado (Estados Unidos), afirma que «aunque nuestras intenciones son buenas, la mayoría de los agentes y técnicas de limpieza de heridas pueden causar traumas químicos o mecánicos en la herida», de manera que «tendremos que sopesar los beneficios de limpiar la herida contra el trauma que causará la forma de limpiarla».

En primer lugar y antes de aplicar cualquier producto, es importante recortar el pelo alrededor de la herida para evitar que contamine el área lesionada. Luego, con una gasa estéril se puede frotar suavemente la herida: si la limpieza suave no funciona, buscaremos aplicar una técnica diferente en lugar de frotar más fuerte. ¿Qué productos podemos utilizar?

Solución salina

Se trata de uno de los tratamientos de limpieza de heridas más simples y efectivos. La solución salina hipertónica, en particular, es muy eficaz para desbridar (eliminar el tejido muerto, dañado o infectado del entorno) mientras se lava la herida y para reducir las bacterias. De todos modos, también tiene la capacidad de dañar las células normales, así que debemos usarlo solo en las heridas infectadas.

Povidona yodada

Si bien la povidona yodada se ha usado ampliamente en el cuidado de heridas equinas, Hendrickson citó varios estudios que muestran que causa necrosis tisular, perjudica la cicatrización y aumenta la infección. En consecuencia, solo debe usarse alrededor de la herida sobre la piel intacta y nunca en la herida en sí.

Clorhexidina

Hendrickson explicó que la clorhexidina tiene una toxicidad sistémica baja, pero los estudios han demostrado poca evidencia de que su seguridad y eficacia reduzcan el número de bacterias sin causar traumas en las heridas. También causa necrosis tisular y recrecimiento de bacterias.

Peróxido de hidrógeno

Popular por su actividad efervescente, que puede convencer al usuario de que está funcionando a fondo, el peróxido de hidrógeno tiene pocos efectos beneficiosos o negativos. «Sus propiedades antimicrobianas probablemente están muy sobrestimadas», dijo Hendrickson.

Ácido Acético (vinagre)

Existen estudios científicos que avalan el uso de vinagre común destilado, aunque la mayoría de las personas no lo consideran. Su bajo pH no es compatible con ciertas bacterias como Pseudomonas, lo que significa que puede ser eficaz contra este patógeno común que causa varias enfermedades. Se puede usar cada día con una gasa, durante 15 minutos en remojo, y luego enjuagar con solución salina.

Limpiadores a base de surfactante

Hendrickson explicó que estos limpiadores son mínimamente tóxicos e irritantes, pero pueden ser tóxicos. «Son muy efectivos en heridas mínimamente contaminadas y deben aplicarse, dejarse reposar durante 1-2 minutos, enjuagarse y reaplicarse según sea necesario», dijo.

Antibióticos tópicos

Los medicamentos de esta clase son eficaces para reducir el número de bacterias, pero su uso excesivo contribuye a los microbios resistentes a los antibióticos. Por lo tanto, Hendrickson sugirió usarlos por solo una o dos semanas y elegir uno con el que se haya confirmado que el patógeno infectante tiene sensibilidad. Los antibióticos tópicos comunes para el cuidado de heridas incluyen:

  • Plata: hay varios estudios científicos que confirman su eficacia.
  • Nitrofurazona: no existen estudios que determinen sus beneficios y, de hecho, podría incluso retardar la curación de las heridas. Es importante no aplicarlo nunca sobre heridas abiertas.
  • Ungüento antibiótico triple: utilizado desde la década de 1950, todavía tiene buena susceptibilidad bacteriana y muchos estudios (aunque principalmente en humanos) han confirmado su eficacia. Junto con la plata, es uno de los mejores agentes tópicos disponibles para usar en una herida.
  • Miel: la miel derivada de plantas como el arbusto Manuka tiene un efecto antimicrobiano, pero no todas las mieles son iguales y solo hay que aplicar las que tienen beneficios antimicrobianos para las heridas.

Apósitos

Los apósitos de desbridamiento, por ejemplo, están diseñados para eliminar las bacterias y el tejido necrótico de la herida. Los apósitos de gel están diseñados para fomentar la cicatrización de heridas húmedas en heridas secas. Los apósitos de tejido de granulación ayudan a estimular la correcta cicatrización y contracción de la herida cuando la herida carece de tejido de granulación. Y los apósitos de epitelización ayudan a terminar el proceso de curación de la herida.

 

About Author

Laura Ventura

Licenciada en periodismo
Master en RRPP y gabinetes de comunicación UAB
Redactora especializada en comunicación ecuestre.

Comments are closed.

X