Ralentiza la alimentación de tus caballos durante la noche

0

Según un investigador irlandés, para mantener la salud digestiva y el bienestar general de tu caballo, debes considerar alimentar a tus caballos de cuadra de forma lenta durante la noche para imitar mejor los comportamientos naturales de alimentación.

«Si los caballos tienen que ser alimentados con dietas forrajeras restringidas, se pueden usar comederos lentos o slow feeders para alargar los tiempos de alimentación durante la noche», dijo Barbara Hardman, profesora de posgrado de la Royal (Dick) School of Veterinary Studies de la Universidad de Edimburgo, en Escocia.

Slow feeder o red de alimentación lenta

A diferencia de los humanos, los caballos tienen necesidades de alimentación casi continuas que no se detienen durante la noche, explicó Hardman durante su presentación en la 15ª Conferencia de la Sociedad Internacional para la Ciencia de la Equitación (ISES), celebrada del 19 al 21 de agosto en Guelph, Ontario, Canadá.

Los cuidadores tienden a no considerar las horas nocturnas como horas de comer, dijo. Pero, de hecho, esas horas forman parte del promedio de 12 horas diarias de comportamiento de forrajeo que los caballos realizan en condiciones naturales. Cuando no se satisfacen estas necesidades, los caballos pueden experimentar problemas gastrointestinales, incluidos cólicos y úlceras, así como condiciones inducidas por el estrés.

El uso de alimentadores lentos puede prolongar el proceso de alimentación durante la noche, haciendo que el forraje dure significativamente más durante las horas nocturnas, dijo Hardman. Dependiendo del tipo de alimentador, una misma cantidad de heno puede durar más del doble de tiempo. Con descansos incluidos, los caballos aún pueden tener heno disponible en las primeras horas de la mañana.

«No proporcionar a los caballos suficiente comida durante la noche para satisfacer sus necesidades fisiológicas y de comportamiento en realidad viola dos de las cinco libertades: la libertad del hambre y la libertad de expresar el comportamiento natural», dijo Hardman. Si los caballos pasan más de cuatro horas consecutivas sin comida, incluso durante la noche, técnicamente están en ayunas, agregó.

En su estudio, Hardman y sus colegas investigadores de Royal (Dick) y de Unequi Ltd, Reino Unido, realizaron pruebas preliminares de las condiciones de alimentación durante la noche en cuatro caballos. Cada uno de los cuatro caballos recibió heno en el suelo, en un alimentador lento con barra (alimentador lento Harmony) o en un alimentador lento con agujeros (Pacefeeder), durante siete noches por condición de alimentación (una adaptación durante un período de cinco días y un período de observación de dos días). Los investigadores observaron los comportamientos de los caballos con cámaras infrarrojas durante 16 horas continuas, terminando a las 8 a.m.

Señalaron que en este grupo de caballos, el alimentador con barras aumentó el tiempo de consumo en un 95%, y el alimentador con agujero en un 120%, en comparación con la alimentación en el suelo, dijo Hardman. Dependiendo del caballo y del comedero, incluso tendrían un heno disponible entre las 3 y las 6 de la mañana, mientras que terminarían el heno de alimentación libre entre las 10 p.m. y la medianoche.

Aun así, sus tiempos de descanso, ya sea de pie o acostados, permanecieron iguales en las tres condiciones de alimentación, agregó.

Vale la pena considerar también cómo los caballos pasaron su tiempo una vez que se consumió todo el heno, según Hardman. «Los caballos con heno suelto gastaron un 72% más de tiempo en buscarlo entre la paja y las heces, lo que puede haber implicado la ingestión de materia fecal y paja, aumentando la ingesta de energía y el riesgo de cólico», dijo.

Si bien los propietarios a menudo tienen buenas intenciones al limitar sus caballos a los establos por la noche, podrían ignorar involuntariamente importantes necesidades de salud y bienestar, si sus caballos no satisfacen sus necesidades de alimentación nocturna, explicó Hardman.

«La cría nocturna es a menudo una faceta pasada por alto de la gestión equina», dijo.

Aspectos destacados del estudio:

  • Los caballos tienen necesidades de alimentación casi continua que no se detienen durante la noche.
  • Los propietarios deberían considerar reducir el consumo de forraje utilizando un sistema de alimentación lenta.
  • Los caballos que fueron alimentados con forraje utilizando un sistema de alimentación lenta todavía tenían heno disponible entre las 3 y las 6 de la mañana.
  • Los caballos que se alimentaban de forraje en el suelo comieron entre las 10 de la noche hasta la medianoche y pasaron gran parte del tiempo buscando entre paja y heces.

Los hallazgos de este estudio fueron presentados en la 15ª Conferencia Internacional de Ciencias de la Equitación en agosto en la Universidad de Guelph, Ontario, Canadá.
Descargue las actas de la conferencia haciendo clic aquí 

Fuente: horsesandpeople.com

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X