¿Cuanta sal necesita mi caballo?

0


Proporcionarle a tu caballo la cantidad de sal adecuada todos los días va a contribuir en gran medida a mantenerle bien hidratado.
Pero, ¿cuanta sal es necesaria, y que puede ocurrir si toma demasiada?

Cantidad diaria recomendada

Un caballo de unos 500 kg tiene unas necesidades diarias de 10 gramos de sodio y 40 gramos de cloruro, sin trabajar. Si aumentamos el nivel de trabajo hasta un nivel moderado, esos requisitos aumentan a 17.8 gramos de sodio y 53.3 gramos de cloruro respectivamente. Estos dos electrolitos son críticos para la función de numerosos procesos celulares dentro del cuerpo de tu caballo y, de hecho, ¡del tuyo también!

¿Cuál es la mejor forma de asegurar el consumo diario adecuado de sodio y cloruro?

Los niveles de sodio y cloruro en los forrajes varían y, sin un análisis de forraje, no se debe asumir que son adecuados para cumplir con los requisitos diarios. Mientras que el sodio y el cloruro se agregan a los alimentos comerciales para ayudar a cumplir con las necesidades del caballo, las cantidades pueden no ser suficientes para satisfacer las necesidades diarias, especialmente en caballos de trabajo.

Por lo tanto, la mejor práctica es asegurar una fuente complementaria.

¿Cuánta sal?

Por suerte, en la sal existe una fuente fácil de suplementos de sodio y cloruro. La sal de mesa o el cloruro de sodio contienen aproximadamente 61 por ciento de cloruro y 39 por ciento de sodio. 30 gramos de sal al día proporcionará 11,7 gramos de sodio suficiente para satisfacer las necesidades de mantenimiento de un caballo de 500 kg.

Muchas personas confían en la sal de bloque como fuente complementaria de cloruro de sodio para sus caballos.Aunque pocos caballos lamen un bloque lo suficiente como para consumir sus necesidades diarias.

Un caballo de 500 kg necesita consumir aproximadamente un bloque de sal de un kilo por mes para consumir su requerimiento diario de sodio. Algunos caballos consumen más sal de un bloque si se rompe en trozos.

Los caballos deben poder acceder libremente a la sal, pero si tu caballo no consume las cantidades adecuadas de sal para cumplir con los requisitos de mantenimiento diarios, será necesario agregar aproximadamente 15 gramos por 250 kg de peso corporal a su ración diaria.

¿Que pasa si come más sal de la que necesita?

El Consejo Nacional de Investigación informa que siempre que el caballo disponga de agua, el exceso de sodio se excretará a través de la orina y proporcionará la concentración máxima tolerable en la ración del seis por ciento del consumo total de alimento.

La investigación sugiere que una ingesta elevada de sal puede conducir a una ulceración gástrica; sin embargo, los niveles de sal administrados en los estudios fueron significativamente mayores de lo que la mayoría de las personas podría administrar razonablemente.

Tenga en cuenta que el propósito de dar sal es proporcionar sodio adecuado para cumplir con los requisitos de mantenimiento diario, no para reemplazar las pérdidas por sudor. Los caballos pueden perder grandes cantidades de sodio y cloruro a través del sudor, así que en estos casos, se debe utilizar un buen suplemento de electrolitos además de la sal.

El papel que juega la sal en el cuerpo del caballo

El sodio juega un papel vital en el funcionamiento del sistema nervioso central y el transporte de glucosa a través de las membranas celulares. También es el electrolito involucrado en la determinación de la acidez relativa de los fluidos celulares y los niveles de fluidos dentro y fuera de las células.

El cloruro es también un componente importante del fluido que rodea a las células (fluido extracelular) involucrado en el equilibrio de la base ácida y la regulación del fluido. Además, el cloruro es un componente esencial de la bilis, así como el ácido clorhídrico, una secreción importante en el estómago necesaria para la digestión.

El sodio es el principal ion cargado positivamente en el fluido que rodea a las células y el potasio es el principal ion cargado positivamente dentro de las células. La diferencia en las concentraciones de potasio y sodio crea un gradiente de concentración a través de la membrana celular.

Cuando se activan los nervios, los canales en las membranas de las células nerviosas se abren y los iones de sodio se mueven hacia la célula. Esto cambia la carga electrónica interna de la célula de negativa a positiva. Gradualmente los canales de potasio se abren y el proceso se invierte.

El control estricto del gradiente de concentración a través de las membranas celulares es vital para la función de las células nerviosas y, por lo tanto, los niveles de electrolitos son vitales para la conducción nerviosa y la contracción muscular. Por lo tanto, un caballo con un estado inadecuado de sodio puede tener un rendimiento muscular óseo comprometido y limitado.

Hay sensores en el cerebro que controlan la concentración de sodio en la sangre. Si los niveles de sodio en circulación se concentran demasiado, se desencadena una respuesta de sed que motiva el consumo de agua. El agua constituye un poco más del 60 por ciento del peso corporal de un caballo y es vital para numerosas funciones corporales.

Mantener un nivel adecuado de sodio no solo es importante para la función neuromuscular sino también para el estado general de hidratación.

¿Qué pasa si tu caballo no está recibiendo suficiente sodio o cloruro?

Donde el sodio se va, el agua tiende a seguir. Por lo tanto, si los niveles de sodio en circulación disminuyen, el volumen de sangre disminuye, lo que afecta la presión arterial.

Siendo el sodio el electrolito principal en el fluido extracelular y su importante papel en el mantenimiento del sistema circulatorio, así como los sistemas neuromusculares, existen varios mecanismos para controlar las concentraciones de sodio.

Por ejemplo, el sistema circulatorio tiene barorreceptores que registran la presión arterial y, en respuesta a los cambios en la presión, envían retroalimentación a los sistemas nervioso y endocrino (hormonas). A su vez, los riñones pueden retener o excretar más sodio dependiendo de la información que reciban. Cuando los niveles de sodio en circulación son inadecuados, se excreta menos sodio en la orina. En cambio los riñones excretarán más potasio.

Debido a que el agua sigue al sodio, la orina con menor contenido de sodio contendrá menos agua y estará más concentrada.

Irónicamente, una menor cantidad de sodio circulante significa menos estímulo de la sed, por lo que si bien el agua se conserva al reducir la excreción, el consumo de más agua no se estimula. El resultado es la deshidratación.

A pesar de la capacidad del caballo para adaptarse bien a la reducción de la ingesta de sodio gracias a los diversos mecanismos reguladores, los caballos que no consumen una cantidad adecuada de sodio tendrán un nivel bajo de deshidratación que puede convertirse en un problema si se les impone una mayor demanda de ejercicio.

Los caballos que consumen cantidades inadecuadas de sodio tienen más probabilidades de sufrir estrés por calor y desequilibrios de electrolitos que los que consumen la ingesta diaria correcta de sodio y cloruro.

También pueden tener un mayor riesgo de impactar los cólicos debido a la reducción del consumo de líquidos y el flujo a través del tracto gastrointestinal.

Otros síntomas asociados con la ingesta inadecuada de sodio y cloruro incluyen:

  • Disminución de la ingesta de alimento.
  • Pérdida de peso
  • Debilidad muscular
  • Disminución de la producción de leche
  • Estreñimiento
  • Disminución de la turgencia de la piel (la piel permanece cargada cuando se pellizca)
  • Lamer objetos
  • Contracciones musculares descoordinadas

Fuente horsesandpeople.com

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X