¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de juntar caballos para crear manadas estables?

0

Un grupo de científicos islandeses se han pasado una década y media estudiando cientos de caballos que viven en manada en diversos entornos.
Al observar los detalles de todas sus interacciones sociales, tanto amistosas como agresivas, han sido capaces de llegar a conclusiones nunca antes vistas, que brindan información útil sobre el manejo de una manada.

«Es importante saber qué tipo de grupos tener en nuestras fincas si queremos aumentar su bienestar», dijo Hrefna Sigurjonsdottir, profesora y ecóloga del comportamiento en la Escuela de Educación de la Universidad de Islandia, en Reykjavik. “Cuando se combinaron los datos de los estudios en muchos grupos diferentes, surgió la oportunidad de responder a la pregunta: «¿Cómo podemos agrupar grupos que tienen comportamientos agresivos?»

Específicamente, Sigurjonsdottir y sus colegas investigadores observaron incidentes de comportamiento agresivo, es decir, peleas, mordeduras, amenazas de morder, perseguir, atacar y especialmente marcar con las orejas hacia atrás (que fue, con mucho, el comportamiento agresivo más común) y el comportamiento amistoso en forma de aseo mutuo. También observaron el comportamiento sumiso, en forma de caballos que daban paso a otros caballos que actúan de forma dominante hacia ellos. Sigurjonsdottir presentó el trabajo de su equipo en la 14ª Conferencia de la Sociedad Internacional para la Ciencia de la Equitación (ISES) en Roma, Italia.

Contando 426 caballos islandeses, 20 grupos sociales en grandes espacios de terreno en Islandia y más de 2600 horas de observación científica, los científicos han alcanzado hallazgos clave que podrían aplicarse a grupos de caballos domésticos en todo el mundo.

Aquí hay un resumen de las cinco tendencias principales a tener en cuenta de los grupos menos agresivos y más estables y amistosos:

Tener un semental en la manada:

Sí, lo leiste bien. Un solo semental con un grupo de yeguas (y en algunos casos caballos jóvenes sexualmente inmaduros) fue el escenario de rebaño más pacífico de todos. Mejor aún que mantener un grupo estable, tener un semental en la manada parecía hacer que las interacciones entre caballos fueran las más amigables, según Sigurjonsdottir. Si bien los sementales mostraron comportamientos de pastoreo con sus yeguas, no interferían en las relaciones entre ellas, y tampoco actuaban de forma dominante hacia ellas. Y aunque el semental era generalmente el miembro más «agresivo» de estos grupos, todavía era menos agresivo que otros caballos en otros grupos sin semental. «El hallazgo concuerda con otros estudios en los que se ha demostrado que los sementales no son especialmente dominantes sobre las hembras ni más agresivos que otros caballos», dijo.

Mantener una manada estable:

Si bien este no es un hallazgo nuevo, ciertamente fue confirmado por este estudio. “Cuando hay estabilidad, los caballos conocen sus relaciones entre ellos y no necesitan interacciones agresivas ni muestras de sumisión para establecer una red social pacífica, pero cuando llega un recién llegado, esos conflictos ocurren hasta que el recién llegado sabe cual es su lugar en el grupo «, dijo. Lejos de ser un caso de jerarquía lineal simple, los grupos sociales equinos tienen estructuras complejas, con varios niveles de «rango» que pueden aplicarse en ciertas situaciones y no en otras, y son relativas de un individuo a otro. (En otras palabras, por ejemplo, un caballo podría tener dominio sobre otro caballo que tiene dominio sobre un tercero, que podría tener dominio sobre el primero). Para resolver la multitud de diferentes niveles de relaciones con los miembros individuales de un grupo, un nuevo caballo puede causar la interrupción de un grupo estable. La pérdida de un miembro también puede causar inestabilidad, lo que lleva a interacciones agresivas más frecuentes entre los miembros restantes. Aun así, curiosamente, cuando un semental se une a un grupo de yeguas que no están familiarizadas entre sí, eso no parece incitar más agresión, agregó Sigurjonsdottir .

Tener potros en la manada:

Aunque las yeguas tienden a mostrar una leve agresión hacia otros caballos para proteger a sus potros, la presencia de potros parece de alguna manera hacer que los grupos sean generalmente menos agresivos, dijo Sigurjonsdottir. (Nuevamente, mantener potros requiere capacidad y responsabilidades específicas por parte del lider de la manada).

Evitar grupos enteramente compuestos por caballos jóvenes:

Hay una cantidad relativamente alta de agresión que ocurre cuando se forman grupos de caballos jóvenes, como los de un año. «Presumiblemente, los caballos (en estos grupos) experimentan un nivel muy alto de estrés, una situación que provoca frecuentes actos de agresión y sumisión», dijo.

Tomar precauciones especiales en invierno:

El invierno parece sacar lo peor de los caballos, probablemente debido al acceso limitado a la comida, según Sigurjonsdottir. Los individuos de mayor rango muestran más agresión hacia los individuos de menor rango, que muestran un comportamiento más sumiso al alejarse de las fuentes de alimentos. Para combatir este problema, los propietarios pueden hacer esfuerzos para proporcionar heno en varios lugares del pasto y asegurar que los caballos menos dominantes tengan acceso pacífico a los alimentos. «Colocar una bala redonda grande en el medio del pasto es una buena manera de incitar a la agresión», dijo.

Además, los investigadores notaron que los caballos más jóvenes realizaban aseo mutuo que los adultos, posiblemente porque todavía están aprendiendo a construir relaciones sociales, según Sigurjonsdottir. Además, la presencia de aseo mutuo depende de la temporada y las cargas de parásitos. Depende también del tamaño del grupo, y la preparación mutua es más común en grupos más pequeños que en los más grandes. «Vemos a través de este trabajo la necesidad que tienen los caballos de establecer vínculos estrechos con algunos caballos en particular», dijo.

«Nuestros resultados pueden ser útiles al planear más estudios sobre relaciones sociales equinas y, para reunir grupos de caballos domésticos priorizando también su bienestar social», dijo Sigurjonsdottir.

Esta investigación fue presentada en la 14ª Conferencia Internacional de Ciencias de Equitación en Roma, Italia. Para descargar el proceso completo, haga clic aquí.

Fuente: https://horsesandpeople.com

 

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X