Cuidador de caballos – 10 consejos para evitar el agotamiento

0

El agotamiento es una aspecto común entre muchos cuidadores y también jinetes de caballos, pero no tiene porque ser así. La vida de un cuidador a menudo está llena de altibajos, ya que la carga de trabajo que implica poseer uno o varios caballos puede ser desalentadora y agotadora. Pero se pueden tomar medidas para evitar el agotamiento y los síntomas que lo acompañan. Aquí te dejamos algunos consejos y trucos que te ayudarán a evitar, llegar a este punto.

1. Ten en cuenta

No importa cuánto ames a tus caballos, una vida dedicada a los caballos puede ser agotadora y provocar agotamiento en cualquier momento. Ser consciente de los signos y síntomas puede ser crucial para evitar caer en este problema de salud común.

Claire Hunter, entrenadora, criadora, consultora equina y propietaria de Braecrest Farm, ha experimentado el «agotamiento del cuidador» de primera mano. «Soy consciente de por que me quemé la primera vez y cómo evitar que vuelva a suceder», dice ella. “Para mí, el «agotamiento del cuidador» es la pérdida de alegría del día a día;

2. Da un paso atrás

Es necesario reconocer que necesitas ayuda o que necesitas tiempo para descansar a partir del momento que el agotamiento empieza a acechar. Aflojar el ritmo durante unos días o incluso durante unas horas puede tener un impacto positivo, al tiempo que pone las cosas en perspectiva y proporciona una nueva visión de la vida y de lo que es más importante.

¿Qué es el agotamiento del cuidador?
Todas aquellas personas que experimentan cansancio físico, mental y emocional, están cerca del agotamiento del cuidador. Este problema es común también en las personas que se pasan la vida cuidando a los necesitados, como niños, personas mayores o animales. A menudo, el cuidador está tan ocupado que sacrifica o pasa por alto su propio bienestar, lo que puede provocar abrumadores
sentimientos de fatiga y también puede estar acompañado de un cambio de actitud y una pérdida de ilusión.

3. Invierte en ti y en tus conocimientos

Si bien es importante saber cuándo tomar un descanso, también es importante mantenerse mentalmente involucrado en lo que hace. Ponte a prueba leyendo libros y artículos sobre caballos, o toma una clase de educación continua. Si tu estrés aumenta, detente, pero es más que probable que descubras que aprender cosas nuevas sobre tus compañeros equinos te ayuda a disfrutar más de tu trabajo. ¡Y aprenderás a «trabajar de forma más inteligente, y no tan dura físicamente»!

4. Trabaja con un consejero o entrenador

Contar con un profesional como consejero o tener un entrenador cerca puede ser beneficioso cuando estás estresado, tienes ansiedad o cualquier otro sintoma relacionado con el «agotamiento del cuidador». El/ella puede ayudarte a ver tus objetivos con más claridad, trabajar contigo para establecer metas alcanzables y ayudarte a recordar por que empezaste a trabajar con caballos. A veces, el simple hecho de poder hablar sobre tus sentimientos puede tener un impacto positivo.

5. Escucha a tu cuerpo

Descansar adecuadamente, comer sano incluso hechar mano de terapias de apoyo son acciones necesarias cuando estamos al borde del agotamiento. «No es debilidad necesitar este apoyo», dice Claire. Los servicios de masaje, quiropráctica y acupresión pueden promover la relajación, aliviar el estrés y disminuir la presión arterial al tiempo que mejoran el sistema inmunológico del cuerpo.

6. Planea tiempo libre

Si bien es necesario tomar descansos cortos regulares, planificar períodos más largos fuera del trabajo también puede ser beneficioso. Encuentra a alguien para substituirte durante una semana o más para que puedas ir de viaje, o simplemente descansar en casa. Desconectar por un período de tiempo decente le dará a tu cuerpo, mente y alma tiempo para liberarse de las demandas de la vida cotidiana, reduciendo los niveles de estrés y mejorando tu perspectiva de la vida.

Señales que te avisan de que te podrías estar quemando
Aprender a leer los signos y síntomas que preceden el «agotamiento del cuidador» es un componente crucial para su prevención y de esa forma podrás ponerte manos a la obra en el proceso de recuperación. Algunos de los síntomas que puedes experimentar son:
– Depresión
– Ansiedad
– Pérdida de interés
– Pérdida de ambición
– Fatiga
– Sentimientos de resentimiento
– Dificultad para dormir
– Irritabilidad

7. Limita el tiempo en las redes sociales

Si bien las redes sociales pueden ser una excelente manera de conectarse con otros cuidadores de caballos, puede tener un impacto negativo en el día a día para aquellos que se conectan regularmente. Las plataformas como Facebook, Twitter e Instagram pueden generar sentimientos de envidia e insuficiencia, lo que puede ser muy perjudicial.

«Se trata de perspectiva», dice Claire. “La gente solo te muestra cosas positivas de su vida y de sus negocios. Están vendiendo una imagen de perfección con la que todos nos comparamos, pero lo cierto es que no es real «.

La presión de las redes sociales para liderar o parecer llevar una vida o negocio perfecto puede ser perjudicial para la autoestima y la productividad. Si te gusta pasar tiempo en las redes sociales, asegúrate de hacerlo de forma saludable. ¡Solo sigue las cuentas que te inspiran y limítate el tiempo!

8. Prueba la meditación

Estar presente y recordar lo que trae alegría a nuestras vidas es vital para trabajar los motivos del agotamiento. Si te sientes agotado, tómate un momento todos los días para sentarte en silencio. Escucha tu respiración, observa cómo se siente tu cuerpo y reconoce cómo tu mente tiende a divagar. Los ejercicios de meditación pueden reducir el estrés, ayudarte a controlar la ansiedad, mejorar la autoconciencia y apoyarte en la salud emocional.

9. Escribe una lista de desencadenantes

Las palabras, las personas, las opiniones y las situaciones estresantes son todas ellas desencadenantes emocionales que pueden causar diversas reacciones negativas. Saber cuáles son los factores desencadenantes puede ser una excelente manera de evitar el «agotamiento del cuidador».

Para ayudarle a mantener la mente despejada y sus motivos bajo control, Claire mantiene una lista de factores desencadenantes que causan malos sentimientos y estrés, y otra lista que describe las cosas que le proporcionan alegría y felicidad. Luego se preocupa de eliminar los aspectos negativos de su vida y dedica más tiempo a hacer las cosas que le brindan paz y alegría.

10. Rodéate de las personas y de los animales adecuados

Si bien los caballos requieren mucho trabajo, también son excelentes compañeros. Desafortunadamente, los compañeros de tu trabajo y los miembros de la familia no los podemos escoger, lo que puede generar un estrés innecesario. Siempre es importante contar con personas positivas a tu alrededor.

El camino para muchos cuidadores de caballos puede estar lleno de baches y altibajos, pero es importante que recuerdes por que tu corazón te llevó hasta aquí … 🙂

Fuente: equinewellnessmagazine.com

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X