Identificar el «miedo» en los potros podría mejorar la seguridad en el deporte ecuestre

0

Un caballo miedoso en manos equivocadas, se puede convertir facilmente en un caballo peligroso.

Por ese motivo, los investigadores daneses se han propuesto a identificar a los potros que probablemente se convertirán en adultos asustadizos.

Como resultado, esos caballos podrían llegar a los entrenadores adecuados y reducir el riesgo de accidentes.

E idealmente, podrían permanecer en el exterior el mayor tiempo possible, según Janne Winther Christensen, PhD, de la Universidad de Aarhus, en Tjele, Dinamarca.

«Una de las principales causas de accidentes son las reacciones de miedo de los caballos», dijo Winther Christensen, citando estudios anteriores.

“Como animales de presa, siempre habrá situaciones en las que un caballo puede asustarse, pero podemos bajar la intensidad de su reacción para cuando esto suceda. Mediante la selección y los métodos de habituación adecuados, podemos entrenarlos para que no salgan huyendo cuando se asusten, ayudándonos con el conocimiento apropiado y el uso de la teoría del aprendizaje.

“Todos los involucrados en la cría de caballos, los deportes ecuestres y la enseñanza de jinetes y caballos tienen la responsabilidad compartida de ayudar a reducir los accidentes”, dijo. «Además, no es ético criar animales temerosos debido a los efectos negativos ya demostrados sobre el bienestar animal».

Pero estudiar el desarrollo y la consistencia del miedo no es fácil, según Winther Christensen. Requiere estudiar el mismo grupo de caballos en exactamente la misma situación de manejo durante los primeros tres o cuatro años de vida, lo cual es raro en el mundo equino.

“Si se hace la prueba a un grupo de potros y luego algunos se venden a jinetes de ocio y se mantienen en alojamientos grupales, otros son entrenados por jinetes profesionales y viven 23 horas al día en un establo, será difícil interpretar las respuestas de los adultos a las pruebas, ya que sus reacciones pueden venir de sus experiencias individuales ”, dijo.

Decidida a llevar a cabo un estudio longitudinal de este tipo, y motivada por la alta tasa de accidentes entre caballos y jinetes relacionadas con las reacciones de miedo del caballo, Winther Christensen y su equipo siguieron a 25 sementales Warmblood de cinco años, desde los pocos meses antes del destete, hasta los tres años y medio, en idénticas condiciones.

Los 25 sementales, pertenecientes a la misma ganadería, permanecieron juntos como grupo (al principio, con sus madres) durante todo el período de estudio, con un manejo humano limitado.

Descubrieron que, como potros predestetados, los caballos mostraban claras diferencias entre ellos cuando se enfrentaban a un objeto que nunca antes habían visto, es decir, láminas de plástico esparcidas en el suelo con cajas de plástico de colores en cada esquina. (Los potros no tenían que caminar sobre el plástico, pero podían rodearlo).

Los científicos observaron cuánto tiempo tardaron los potros en regresar a su grupo, que estaban esperando al otro lado del «objeto aterrador», y lo que hicieron los potros durante ese tiempo.

Los nerviosos mostraban alerta y “se apresuraban” a regresar con sus madres, mientras que los menos temerosos se acercaban e investigaban los objetos.

Los monitores de frecuencia cardíaca confirmaron que los potros «nerviosos» tenían una frecuencia cardíaca más alta que los potros «tranquilos», dijo Winther Christensen.

Cuando eran pequeños y cuando tenían tres años, los caballos tenían que pasar diferentes objetos que les causaban miedo, como una bola de plástico de colores colocada en una papelera de plástico de colores, para llegar a un cubo de comida.

Los que estaban nerviosos cuando eran destetados también estaban nerviosos cuando tenian entre 1 y 3 años, con ritmos cardíacos más altos y períodos de alerta más prolongados. Los más tranquilos continuaron teniendo ritmos cardíacos más bajos en comparación con los nerviosos y reaccionaban olfateando más e incluso tocando los objetos.

En general, los potros que mostraron más alerta hacia los objetos también fueron los que luego mostraron reacciones de miedo más pronunciadas.

“Nuestro estudio muestra que el miedo es constante en todas las edades, desde el potro hasta el adulto, y este conocimiento es útil para fines de selección, así como para asegurar el entrenamiento y manejo más adecuados”, explicó.

«Si los criadores estuvieran dispuestos a seleccionar caballos menos temerosos, solo se deberían usar caballos tranquilos para la cría», dijo.

“Los experimentos de selección en otras especies han demostrado que después de unas pocas generaciones, la población generalmente se vuelve menos temerosa».

“En los caballos, la selección genética se mejoraría aún más a través de la transmisión materna de un comportamiento tranquilo, debido al largo período de contacto materno cercano».

«Sin embargo, identificar a los caballos temerosos a una edad temprana también sería muy beneficioso para estos caballos, así como para la seguridad humana», continuó.

“Los caballos temerosos requieren entrenadores capacitados, más entrenamiento y paciencia. Todavía pueden convertirse en buenos caballos de equitación, pero pueden ser peligrosos en manos de jinetes inexpertos «.

Aspectos destacados del estudio

  • Los investigadores estudiaron el desarrollo y la coherencia de las respuestas al miedo en los caballos.
  • Se analizaron veinticinco sementales de sangre caliente a los 5 meses, 1 año y 3,5 años.
  • Algunos cambios en el comportamiento relacionado con el miedo fueron evidentes antes y después del destete.
  • La expresión de alerta de los potros fue el mejor predictor de su comportamiento posterior.
  • Las respuestas fueron consistentes entre las pruebas realizadas a 1 y 3,5 años.

El estudio titulado: Desarrollo y consistencia del miedo en caballos desde el potro hasta la edad adulta por Janne Winther-Christensen, Carina Beblein y JensMalmkvist se publica en Applied Animal Behavior Science y el resumen se encuentra aquí .

Fuente: horsesandpeople.com.au

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X