La vacunación en caballos

0

El mantra de que es mejor prevenir que curar se recita con tanta frecuencia en estos días que se está convirtiendo rápidamente en un cliché. Sin embargo, es cierto, y la vacunación es probablemente el ejemplo cardinal de esto.

Preparar el sistema inmunológico de tu caballo antes de que se exponga a una enfermedad, ará que tenga la capacidad de responder rápidamente, multiplicando los glóbulos blancos productores de anticuerpos que atacarán, capturarán y eliminarán el cuerpo de las partículas que causan enfermedades y ganarán la carrera armamentista.

Pero si bien las vacunas se administran de forma rutinaria en todo el mundo, todavía hay bastante escepticismo sobre su seguridad y confusión sobre sus efectos secundarios. En este artículo, el Dr. Euan Laidlaw explica la ciencia detrás de las vacunas y cómo ayudan a proteger, no solo a tu caballo, sino a la industria equina, la economía y, en algunos casos, a nuestra salud.

La vacunación contra diversas enfermedades es uno de los procedimientos veterinarios equinos más comunes en el mundo desarrollado y, como veterinario ambulatorio, es algo que hago casi todos los días. La frecuencia y, en la mayoría de los casos, la facilidad con la que se practica puede llevar a la complacencia respecto a su importancia y ciertamente no hace justicia a la complejidad de la ciencia detrás de ella, algo que ha desconcertado a los estudiantes de veterinaria durante siglos.

¿Entonces cómo comenzó todo? El padre de la vacunación, humana y animal, tal como la conocemos hoy fue un inglés, Edward Jenner, quien, en 1796, reclutó al hijo de su jardinero para un experimento.

Jenner tomó el pus de las ampollas de viruela de algunas vacas afectadas y lo untó en ambos brazos de James Phipps de ocho años; resultando en algo de irritación y fiebre leve, que pasó a los pocos días.

Algún tiempo después, Jenner inyectó al Phipps con viruela humana; una enfermedad frecuentemente fatal. Phipps no presentó síntomas. Jenner repitió esto varias veces con gran éxito. Esto funcionó porque los dos virus en cuestión, la viruela vacuna y la viruela humana, son muy similares en su estructura microscópica externa.

Es esta estructura externa, conocida como antígeno, de las partículas virales que el sistema inmunológico de todos los mamíferos reconoce y contra la que produce sustancias asesinas específicas (anticuerpos). Habiendo visto la viruela vacuna y combatido con éxito esa infección, se conservaron algunas células con la capacidad de producir estos anticuerpos asesinos específicos contra la viruela.

En la exposición posterior a una viruela similar, estas células preparadas fueron capaces de multiplicarse rápidamente y sofocar la infección, que podría haber sido fatal en un individuo sin inmunidad previa. Esto representa lo que llamamos «inmunidad activa«; donde el cuerpo se vuelve inmune a una enfermedad como resultado de una exposición previa a ella, o de hecho, una vacuna que imita su estructura.

Este también es un ejemplo del uso de una vacuna viva; donde existe riesgo de enfermedad. Hoy en día, estos han sido reemplazados en gran parte por tecnología más moderna, donde usamos solo una parte de la partícula en una vacuna. Esto permite que el sistema inmunológico aprenda a matar lo real, pero la vacuna, en sí misma, no es capaz de causar un daño grave.

Al pasar de la vacuna viva a nuestros equivalentes modernos menos riesgosos, que contienen partículas muertas de la enfermedad o, en algunos casos, solo una o varias partes de estas, hemos tenido que agregar estimulantes inmunes a la mezcla en la jeringa. Estos se conocen como adyuvantes. Suelen ser sustancias bastante inertes, como el fosfato de aluminio o el aceite mineral. Sirven como una señal para el sistema inmunológico, alertando a los glóbulos blancos del hecho de que un veterinario acaba de darle una vacuna al caballo.

Si bien hacen que nuestras vacunas sean mucho más efectivas, a menudo son estos adyuvantes los responsables de crear reacciones de vacunación comunes como una hinchazón en el lugar de la inyección después de la vacunación.

Rara vez son graves y generalmente desaparecen en unos pocos días. Algunos caballos, al igual que los humanos, se sentirán un poco mal durante uno o dos días después de la vacunación. Esto se debe a una posible fiebre leve y temporal que pueden experimentar. Nuevamente, esto es poco común y rara vez es motivo de preocupación si su veterinario lo trata adecuadamente.

Hasta ahora, hemos estado hablando de la inmunidad activa. La otra rama igualmente importante del sistema inmunológico se conoce como inmunidad pasiva. Aquí es donde, en lugar de que un animal produzca sus propios anticuerpos (sustancias con las que matar enfermedades), los recibe preformados.

Los dos casos principales de que esto ocurra en la vida de un caballo es al nacer, donde un potro recién nacido bebe calostro y cuando un veterinario administra antisueros contra el tétanos tras una herida.

Un potro recién nacido está completamente expuesto, no ha tenido antecedentes de exposición a bacterias, virus y otros insectos que causan enfermedades y, por lo tanto, tiene un alto riesgo. El mecanismo de protección de la naturaleza para este simpático personaje es la primera leche rica en calostro de su madre. El calostro está lleno no solo de nutrición, sino también de inmunidad. Y, por ello, es fundamental que el potromame en abundancia las primeras horas de vida.

El intestino de un potro recién nacido funciona como un colador, con grandes orificios que permiten que estos anticuerpos que brindan protección se muevan directamente al torrente sanguíneo. A medida que pasan las horas, los orificios del tamiz se cierran hasta el punto en que ya no se permite el paso de los anticuerpos. Este cierre gradual es casi completo después de 24 horas desde el nacimiento y lo que el potro tiene es todo su sistema inmunológico durante los primeros meses de vida.

Animo a todos los criadores a hacerle un análisis de sangre en este momento para evaluar el nivel de éxito de esta transferencia pasiva de inmunidad. Esto es rápido y económico, y si el resultado es que el potro no ha recibido lo suficiente por cualquier motivo, se puede completar antes de que cualquier infección tenga la oportunidad de aflorar.

Esto se realiza mediante una transfusión de plasma, en la que se administra al potro algo de plasma recolectado comercialmente (sangre a la que se le han extraído los glóbulos rojos y blancos) a través de un goteo intravenoso. La sangre que se utiliza para producir el plasma se extrae de yeguas criadas específicamente para ese fin. Estos caballos reciben vacunas adicionales antes de la donación, lo que significa que sus niveles de anticuerpos son mucho más altos que los de un caballo normal no vacunado.

Otra forma común en la que nuestros equinos reciben inmunidad pasiva es a través de la anti-toxina del tétanos. La bacteria del tétanos se puede encontrar en el suelo, donde puede permanecer inactiva durante años en una forma conocida como ‘esporas’. En las condiciones adecuadas, es decir, una herida sucia, estas esporas pueden cambiar de forma a una que produce una toxina que, a su vez, ataca el sistema nervioso del caballo. Esto produce la enfermedad que reconocemos como tétanos, donde los caballos se vuelven más y más rígidos hasta que se paralizan espasmódicamente con todos sus músculos tratando de contraerse simultáneamente. Es una enfermedad verdaderamente horrible que a menudo es fatal.

Esto se puede prevenir o tratar con antisueros hiperinmunes, producidos primero vacunando intensamente a los caballos adultos, luego extrayendo un poco de su sangre, de la cual se purifican y empaquetan los componentes necesarios, listos para ser administrados a un potro recién nacido, un caballo no vacunado que potencialmente se enfrenta a una desafío o para tratar a un caballo que sufre tétanos.

Los requisitos de vacunación varían según una gran cantidad de factores, incluido el país, el animal, la explotación y el propósito, por nombrar solo algunos.

Fuente: horsesandpeople.com

About Author

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X