Abscesos en los cascos del caballo

0

Se trata de una infección en el casco y es un problema común que puede causar cojeras repentinas y graves, aunque a menudo se soluciona rápidamente con un tratamiento adecuado. ¿Sabes cómo prevenir y curar los abscesos?

Un absceso es una acumulación localizada de pus dentro del mismo. Si bien pueden tratarse rápidamente, por lo general, algunos se pueden evitar con una buena atención y manejo periódico de los cascos. Un absceso es una infección que se muestra como un grano con pus y puede provocar dolor, incluso antes de que este absceso aparezca. La forma más rápida para deshacerse de él es abrirlo y drenarlo, así el alivio del dolor será inmediato porque la presión se habrá reducido.

Por lo general, comienza con una infección localizada que el cuerpo combate mediante glóbulos blancos y mediadores inflamatorios. La acumulación de la infección, inflamación y glóbulos blancos se expande, causando un aumento de la presión, especialmente porque la pared rígida del casco no se puede expandir para aliviar la presión. Es posible que algunos caballos no cojeen o que esta cojera sea pasajera y pase desapercibida, especialmente si el caballo pasta en el prado.

¿Cuál es la causa de los abscesos?

La mayoría de los abscesos comienzan cuando las bacterias llegan a las estructuras internas de los cascos, por lo general a través de la unión de la pared de la suela (justo dentro de la pared del casco). Cualquier cosa que debilite la integridad de la pared del casco puede facilitar la invasión de las bacterias, y las lesiones internas en el casco (como hematomas) también pueden provocar abscesos. Algunas de las causas más habituales son:

  • Las heridas penetrantes pueden ocurrir tras pisar un objeto afilado, como un clavo, una roca o un vidrio roto: Esto puede ocasionar una perforación de la suela que en muchos casos, se sella, pero  si han entrado bacterias y se ha contaminado, se producirá un absceso entre los dos o cuatro días posteriores a la herida.
  • Las uñas «cerradas» en un pie recientemente calzado: Una herradura colocada demasiado cerca o dentro de las estructuras internas sensibles del pie puede introducir bacterias que causan una absceso. Incluso si la herradura anterior se retira de inmediato, se crea una vía hacia el casco que puede dejar entrar las bacterias y provocar un absceso más adelante. Es recomendable limpiar el agujero con una solución antiséptica diluida y envolver el pie de tres a cinco días para disminuir las posibilidades de infección.
  • Condiciones del terreno que causen hematomas: El suelo fangoso o rocoso puede reblandecer los pies y/o causar moretones. Algunos golpes pueden convertirse en abscesos si se introducen bacterias a través de una pequeña lesión externa o por bacterias circulantes en el torrente sanguíneo, porque el área de la hemorragia proporciona un medio excelente para la reproducción bacteriana.
  • Condiciones ambientales que alternan entre húmedo y seco: En condiciones muy secas, el casco se seca y puede encogerse ligeramente como una esponja seca. Esto puede dar lugar a pequeñas grietas y fisuras en la unión de la pared de la suela que luego se pueden ablandar y rellenar con la suciedad cuando el clima se vuelve húmedo, lo que permite que las bacterias invadan el casco y provoquen un absceso.
  • Equilibrio pobre / mala conformación de las pezuñas: Por ejemplo, un esfuerzo adicional en un casco defectuoso puede causar grietas que pueden contaminarse.
  • Factores de manejo: Las instalaciones sucias tienden a estar húmedas y contienen muchas bacterias que pueden invadir el pie. Las condiciones húmedas son las culpables habituales de muchos de los problemas en los cascos, especialmente cuando están precedidas por condiciones secas.
Pinzas de sondar para detectar en que punto está localizado el absceso

Cómo detectarlos

Los signos clínicos dependen de la gravedad de la infección, por lo tanto, la cojera puede variar desde una leve, progresando a moderada o severa. Otros signos clínicos pueden incluir hinchazón, calor (la tapa del casco está más caliente que la de los otros tres cascos), vías de drenaje con pus, a menudo de color gris o negro, por la suela o en la zona coronaria, aumento del pulso digital y evidencia de lesiones en los cascos (que pueden introducir bacterias en las estructuras internas de los cascos, lo que lleva a a los abscesos). En los casos graves, la bolsa del absceso o sus efectos, como el deterioro del hueso, son visibles en una radiografía.

Vía de drenaje con pus

Además, al recortar el pie, se puede ver una mancha negra en la unión de la suela o la pared de la suela, donde una grieta o punción está contaminada con suciedad. Esto se destaca en contraste con el resto de la suela limpia y recortada. Este tracto contaminado puede conducir a un absceso (no todas las grietas contaminadas causarán abscesos): la mayoría de los abscesos se pueden encontrar de esta manera.

Tratamiento de los abscesos

La estrategia básica para el tratamiento del absceso es abrirlo y dejar que se drene. Cuando es posible, el veterinario drena un absceso a través de la suela por dos razones: una, la grieta o punción que puede conducir a un absceso generalmente está en la suela y puede seguirse hasta el absceso; y dos, esto hace un agujero debajo del absceso, de modo que la gravedad puede ayudar a extraer el pus. La limpieza es esencial durante y después del procedimiento.

El tratamiento requiere limpiar el pie, ubicar la herida de entrada (si la hay), establecer el drenaje, ablandar la cápsula del casco mediante empapados para fomentar el drenaje, y mantener el pie envuelto y protegido de la entrada de suciedad y causar más infección. También se pueden administrar medicamentos antiinflamatorios y antibióticos, si es necesario.

Infección profunda constante llegando a afectar al hueso. Intervención realizada en la Clínica Veterinaria Eguisof

Los abscesos que no han sido detectados a tiempo pueden socavar una gran parte de la suela o de la tapa, que puede necesitar ser eliminada. En tales casos, el pie puede requerir una protección a largo plazo, como una almohadilla o una placa. El pronóstico depende de la gravedad de la infección y de los tejidos involucrados en el pie. Las infecciones superficiales tienen un buen pronóstico, pero las infecciones profundas (que involucran el hueso navicular, la articulación, la bursa navicular, la vaina del tendón o los cartílagos colaterales) tienen un pronóstico más protegido, ya que son más complicadas.

Prevención

La mejor línea de prevención es un buen cuidado de los cascos que deja una suela adecuada para la protección y desarrolla una unión de la pared de la suela que es cómoda y uniforme. Esto incluye la limpieza frecuente de los cascos para eliminar tierra o piedras y el cuidado habitual de los herradores y podólogos para mantener los pies equilibrados y solucionar cualquier problema.

Imágenes cedidas por «La Corona Residéncia Equina»

Fuente: The Horse

About Author

Eva Cano

Directora de Équisens
Especialista en comportamiento equino
Profesora de equitación equilibrada
Certificada EAGALA

Comments are closed.

X